cuando cocines pasta

Valora este artículo
(0 votos)

cuando cocines pasta1

Por: Marina Granada

Cuando queremos preparar algo fácil, rápido y económico, pensamos en pasta; pero, a pesar de que cocinarla puede resultar muy sencillo, si no tienes en cuenta ciertas reglas básicas en esta sencilla tarea gastronómica, seguramente tu pasta no quedará tal cual la habías imaginado.

Enmicasa te comparte algunos consejos tradicionales de la buena cocina italiana para que puedas tener un resultado perfecto y dejar a todos en casa pidiendo un poco más.

Abundante agua
Para comenzar, debes tener en cuenta que, independiente de que vayas a cocinar pasta corta o larga, ésta debe ir en una olla con bastante agua, para evitar que se pegue entre sí y puedas obtener una pasta bien hidratada. La medida debe ser 1 litro de agua x cada 100 gramos de pasta.

Sal en la medida justa
Es importante que el agua esté salada, pero... ¿qué tan salada? 1 cucharada sopera por cada 2 litros de agua. Es la medida ideal para que no quede tan salada o con poca sal.

Aceite o mantequilla
¡NO!, este es uno de los errores más frecuentes a la hora de cocinar pasta. El aceite o la mantequilla provocan que la pasta se vuelva escurridiza y será un problema a la hora de mezclarle la salsa, porque será muy difícil que se adhiera a la pasta. Para evitar que se te pegue la pasta, entonces mejor calcula bien al agua.

Es momento de añadir la pasta al agua
Primero debes poner el agua y luego la sal. Déjala hervir. Es ahí justo cuando debes adicionar la pasta. El secreto está en mantener siempre la temperatura de cocción, es decir, siempre el agua hirviendo.

Estará lista cuando...
¡Esté al dente!, es decir: cuando la pasta ya esté cocida pero la parte del centro no, lo que hace que, a pesar de estar blanda, aún mantiene su forma. Si la dejas cocinar demasiado, corres el riesgo de que se despedace.

Luego... agua fría
Otro error que comenten muchas personas es que sacan la pasta del agua caliente, la ponen en un colador y luego la bañan en agua fría. La manera correcta de hacerlo es: apaga la olla y le agregas un vaso de agua muy fría al agua hirviendo, dejas ahí unos segundos, y luego escurres la pasta en un colador, sin ponerle agua fría después.

La correcta manera de incorporar salsas
Para este punto de la cocción de la pasta, la salsa ya debería estar lista, sea casera o comprada, ésta debe estar caliente en una sartén donde puedas incorporar la pasta para saltearla en conjunto durante 30 segundos.

Si la salsa no estuviese lista, podría suceder que la pasta se pase de cocción si la dejaras dentro del agua caliente o se enfriaría en el colador, cosa que generaría un cambio en el resultado de su consistencia.

No todas las salsas se deben poner calientes, como el pesto. Debes tenerlo en cuenta para usarlo a una temperatura media que combine bien con la calidez de la pasta recién hecha.

Salsas para pasta larga y pasta corta
Las salsas cuya base es el aceite, se usan especialmente para acompañar la pasta larga; mientras que las salsas a base de crema suelen ser para la pasta corta. Las salsas de tomate en sus diversas formas pueden acompañar ambos tipos de pasta.

Ahora... ¡El parmesano!
Para adicionar el queso, debes hacerlo de la siguiente forma: ralla el queso grueso si va con pasta corta, y el fino si va con pasta larga.
A los platos con salsas cuya base sea el aceite, y los que llevan mariscos o pescado, no debes poner queso parmesano porque se arruina el sabor.

 

también te puede gustar

comenta


Código de seguridad
refrescar el código

extractor de jugos cítricos Kitchen Aid

Video-foto3-internas