fíjate en esto para saber si un alimento caducó

Valora este artículo
(0 votos)

fijate en esto si un alimento caduco

¿Te ha pasado que cuando vas a preparar una receta y necesitas utilizar ingredientes frescos, tienes dudas sobre su buen estado?... Y es que la diferencia entre uno que no ha caducado y uno que sí puede ser muy sutil si no sabes en qué señales fijarte, contrario a lo que sucede con los alimentos procesados que traen fecha de consumo preferente o de caducidad.

¿Cuáles son esas señales para saber si han caducado? ¿Los hueles o los pruebas? Estos son los trucos y consejos que te ayudarán a saberlo…

CARNES

Para la carne de res: generalmente la primera señal es la conversión del característico color rojo a un marrón apagado, aunque ¡y esto es muy importante! Es una señal no definitiva si la carne ha estado en contacto con el aire, porque en ese caso solo se ha oxidado (como cuando está en el congelador del súper). Es por eso que, junto al cambio de color, es importante que tenga un olor desagradable e intenso.

Para la carne de cerdo: fíjate en su olor, cuando está fresca el olor es casi imperceptible, pero cuando se pasa tendrá un olor muy fuerte, estará dura y seca o muy pegajosa. También cambiará su color, de un tono gris suave y rosa, pasará a un gris oscuro o marrón intenso y la grasa se volverá amarillenta o grisácea.

Para el pollo: el color de la carne pasa de ser rosado a gris, y olerá fuerte y amargo. También estará muy pegajosa.

PESCADOS
En lo que debes fijarte es en el olor. Los peces y mariscos pierden el olor característico a mar y empiezan a tener uno muy desagradable, junto a esto pasan de tener un color intenso hasta volverse más grises y marrones. La carne pierde firmeza y se vuelve blanda, además la piel y las escamas estarán pegajosas y se caerán con facilidad.

HUEVOS
La mejor forma de saber si han caducado es muy sencilla: sumérgelos en agua, y si el huevo se hunde hasta el fondo está fresco, mientras que si flota, estará caducado.

LÁCTEOS
Para la leche: además de la fecha del empaque, debes fijarte en si tiene un olor ácido o fuerte, grumos o empezó a cuajarse, y en si sabe a agrio y desagradable.

Para el yogurt: lo primero y más obvio es que tenga moho. El recipiente estará hinchado -indicando la reproducción de bacterias-, tendrá grumos sólidos que no se rompen con facilidad y mal olor.

Para los quesos: el primer síntoma de mal estado es el moho, sin embargo, no afecta igual a todos los quesos. En el caso de los quesos curados, basta con retirar la parte que tiene moho, en los frescos es mejor tirarlos.

FRUTAS Y VERDURAS
Como hay mucha variedad, te damos tres indicadores generales que pueden ayudarte:

- Aparece moho en la cáscara y piel.
- Sequedad y oxidación extremas.
- Arrugas que tienen que ir acompañadas de una textura blanda.

TIPS PARA CONSERVARLOS POR MÁS TIEMPO

1. En la refrigeradora los estantes superiores son los menos fríos y los de abajo los más fríos. En los primeros guarda alimentos cocidos, como las sobras de las comidas. Los inferiores –estantes y gavetas- son ideales para guardar verduras, frutas, quesos y embutidos. El congelador es perfecto para las carnes crudas, aves y pescados.

2. Coloca toallas de papel en el fondo de las gavetas en donde guardarás las frutas y verduras, esto evita que se pudran por el exceso de humedad.

3. Conserva la leche en el estante superior de la refrigeradora, nunca en la puerta, ya que a que por allí se introduce aire caliente que puede echar a perderla rápidamente.

4. Los quesos puedes congelarlos por hasta 6 meses. Córtalo en porciones antes de congelar para que sea más sencillo usarlo luego.

también te puede gustar

comenta


Código de seguridad
refrescar el código

3 aderezos para ensaladas

Video-foto2-internas