aceites esenciales: lo que debes saber

Valora este artículo
(0 votos)

aceites esenciales1

Por Andrea Sánchez

Los aceites esenciales son sustancias no grasas muy volátiles. Se han utilizado durante años para proporcionar bienestar, tanto físico como psicológico. Además, por su pequeña estructura orgánica, penetran en la piel a nivel mucho más profundo que los aceites vegetales. Pueden provenir de flores, frutas, cortezas, semillas o incluso raíces.

¿CÓMO PUEDES USARLOS?

VÍA TÓPICA
Al ser ricos en vitaminas y en ácidos grasos insaturados, hidratan y nutren la piel en profundidad, y permiten la penetración en la dermis y en la epidermis.

Su aplicación a través de la piel es sencilla, solo debes tener ciertas precauciones ya que algunos son muy concentrados y podrían causar reacciones alérgicas. Para evitarlo, lo mejor es usarlos diluidos en sustancias conductoras, como aceites vegetales. Solo los aceites esenciales de lavanda, manzanilla y árbol de té pueden aplicarse directamente sobre la piel.

Al contrario de lo que se cree no dejan una sensación grasosa en la piel, por eso se les llama aceites secos. La piel queda aterciopelada y resplandeciente en cuestión de segundos.

VÍA RESPIRATORIA
Cuando un aroma entra por la cavidad nasal se activa el sistema límbico de tu cerebro, la parte relacionada con la memoria y las emociones. Es por eso que la aromaterapia y el uso de los aceites esenciales en los masajes terapéuticos son prácticas conocidas por su efecto relajante y sanador. Además, es la forma más sencilla de usarlos.

VÍA ORAL
Puedes tomar los aceites esenciales en forma de píldoras, pero debe ser un especialista el que lo prescriba e indique la posología. Los más conocidos para consumir en esta modalidad son los Omegas: 3, 6 y 9.

BENEFICIOS…

Para el rostro: los aceites esenciales son verdaderos reanimadores de la piel y bloquean ciertos procesos de degradación de las células. Un masaje diario, antes de aplicar tu crema habitual, activará la renovación celular y le devolverá a tu piel ese brillo radiante y la flexibilidad.

Cuerpo: puedes masajearlos sobre ciertas partes del cuerpo para tratar problemas puntuales, estimular la microcirculación y facilitar la pérdida de agua, o sobre todo el cuerpo para mejorar la elasticidad y la firmeza de la piel.

Cabello: son calmantes y estimulantes, activan la microcirculación, relajan el cuero cabelludo y devuelve el tono y la hidratación al cabello.

PROPIEDADES

Lavanda: bactericida, perfecto para restaurar pieles secas e irritadas. Relajante.
Geranio: tonificante, fortalece las pieles sensibles.
Zanahoria: antioxidante y revitalizante de las pieles secas y cansadas.
Ciprés: tónico venoso, calma las pieles congestionadas.
Pachuli: cicatrizante, ideal para reducir el acné.
Limón: astringente, purifica las pieles grasas.
Camomila romana: antiinflamatorio.
Romero: tonificante, devuelve el resplandor del cabello débil.
Eucalipto: antiséptico, sana y desintoxica el cuero cabelludo. Descongestiona las vías respiratorias.
Menta: estimulante, devuelve el vigor al cabello y la piel.
Salvia: estimula el crecimiento del cabello. Digestivo, expectorante.
Orégano: anticelulítico, afina la silueta.
Enebro: depurativo y antirreumático.
Naranja: relajante.
Sándalo: estimulante, tonifica el cuerpo.
Tomillo: combate todo tipo de infecciones.
Jazmín: estimulante, eleva el estado de ánimo.

¿CÓMO SE CONSERVAN?
Mantenlos en los frascos originales, ya que gracias a su cierre hermético y el vidrio oscuro no se deteriorarán al contacto con el aire, perderán sus propiedades o se oxidarán debido a la luz solar. Aun así, te recomendamos que los guardes en sitios oscuros y frescos, y que no estén expuestos a cambios bruscos de temperatura.

Si los conservas en estas condiciones ambientales, durarán hasta cuatro años en perfecto estado.

PRECAUCIONES

ACEITES DE CÍTRICOS:
Estos tienen un efecto fotosensibilizante, es decir que, si los aplicas en la piel y luego tomas el sol, pueden causarte manchas o quemaduras leves. Es por eso que es mejor no tomar el sol en las siguientes horas de haberlos aplicado.

MUJERES EMBARAZADAS, BEBÉS Y ANCIANOS:
Es aconsejable en estos casos consultar a un profesional para su uso, ya que algunos aceites aumentan la presión arterial o descompensan el sistema nervioso.

PERSONAS CON ALTERACIONES NEUROLÓGICAS O CORONARIAS:
Deben limitarse a la lavanda, la manzanilla o el árbol de té.

Ojo también con las reacciones alérgicas.

TAMBIÉN EN EL HOGAR

El uso de estos aceites no se limita al ámbito cosmético sino que también puedes utilizarlos para limpiar tu casa:
Por ejemplo, los aceites cítricos se usan como limpiadores multiusos por sus propiedades desinfectantes.

Ahora, si lo que necesitas es un repelente de insectos, la mejor opción a elegir es el aceite esencial de eucalipto. Para esto se recomienda ponerlos en un recipiente con atomizador para facilitar su uso. De igual forma, si quieres controlar plagas el aceite de naranja o el de clavo serán tus mejores aliados.

Otra excelente opción para purificar el aire, es utilizar un vaporizador de aceites esenciales. Esto te permitirá no solo disfrutar de su aroma sino de todos los beneficios para la salud que cada uno posee.

también te puede gustar

comenta


Código de seguridad
refrescar el código

videos y tutoriales

ensalada de lentejas

Video-foto5-internas