cómo sembrar bulbos

Valora este artículo
(1 Voto)

Los bulbos son órganos subterráneos de almacenamiento de nutrientes. Las plantas que poseen este tipo de estructuras se denominan colectivamente plantas bulbosas.

Los bulbos se clasifican en dos tipos: ‘tunicados’, en los que sus bases están rodeadas por capas superpuestas, como la cebolla y ‘escamosos’, en los que dichas bases están imbricadas (como las tejas de un tejado) y son más carnosas. Ambas clases producen bulbillos que sirven para reproducir las plantas, una vez que han alcanzado el tamaño suficiente.

Hay muchas clases de bulbos que puedes plantar en tu jardín como Tulipanes, Jacintos, Crocus, Narcisos, Ranúnculos, Anémonas y Dalias.

Es importante pensar en diferentes alturas al sembrar un arriate, para darle profundidad. Para bulbos que siembres a la orilla, piensa en Iris enano o Pensamientos crocus y Begonia. De altura mediana están los Narcisos y Jacintos, estos crecen de 12 a 24 pulgadas de alto. Y para las plantas más altas piensa en Fritilaria y Cana de las indias.

El tiempo es vital
Hay bulbos que florecerán antes de que llegue la primavera como las anémonas. Las que florecen a media estación como los Tulipanes y los Narcisos continuarán llenando de color tu jardín. Otras como el Iris holandés en tonos de azules y morados florecerán al finalizar la primavera. Toma esto en cuenta, para que siempre este floreado.

Planta los bulbos en grupos y evita hacerlo en líneas rectas. Busca darle movimiento al paisaje sembrando en curvas indefinidas. Es una buena idea intercalar especies que florezcan al mismo tiempo, para intercalar los colores. Para crear un impacto debes sembrar hasta cincuenta juntos para una vez llegue abril, tengas un paisaje lleno de color.

El proceso de sembrar los bulbos
Abre un agujero de por lo menos 25 centímetros de profundidad. Mezcla con suficiente compost para asegurar un buen drenaje. Procura que la superficie quede pareja. Agrega un poquito de abono al fondo, haz agujeros de 2 pulgadas de profundidad, coloca los bulbos al fondo firmemente con la punta hacia arriba, para que las raíces se formen, dejando al menos 2” de separación. Cubre con tierra, cuidadosamente apelmaza la superficie y riega. Cubre con hojas secas y rotula.

también te puede gustar

comenta


Código de seguridad
refrescar el código

cono de dátiles

Video-foto4-internas