El bonsái

345

El arte del bonsái es cultivar un árbol en un recipiente pequeño y crear paisajes en miniatura. Un bonsái debe tener balance y proporción. Eso es definido cuando se crea el bonsái. Debes seleccionar un árbol que naturalmente tenga el diseño que tú quieras crear. Te recomendamos empezar con juníperos, mirtos, azaleas, pinos, o cipreses. Busca un árbol de 20 a 40 centímetros de alto. Las semillas también son recomendables, aunque crecerá más despacio.

Disfruta de tu bonsái, piensa en plantar varios a la vez. Si son cuidados adecuadamente durarán muchos años, y si sigues estos tips todo el proceso será más fácil.

La composición

Elección de la maceta
Las macetas o recipientes adecuados para sembrar bonsáis pueden ser desde una taza hasta una vasija de boca ancha. La que tradicionalmente se usa es la maceta japonesa, que tiene cuatro patitas y son rectangulares. Debe tener perforaciones en el fondo para que pueda drenar el agua. Escoge cuidadosamente la maceta, no limites tu imaginación, ya que debe tener armonía con la composición general del bonsái.

Usos de piedras y pequeñas rocas
Con pequeñas rocas y piedras podrás lograr un paisaje en miniatura. Puedes usar diferentes formas y tamaños de rocas.

Debes envolver una roca de tamaño adecuado con las raíces del árbol que vayas a sembrar. Sujétalas con un alambre sin apretar mucho, ya que puedes dañar las raíces. Siémbrala en la maceta, conforme vayan creciendo las raíces puedes quitar el alambre.

Para cubrir el suelo busca piedras pequeñitas y trata de buscar equilibrio en tu composición.

Cubre suelos y musgos
El cubre suelo o el musgo te servirá para cubrir parte de la tierra de la maceta y conservar su humedad. Procura no sembrar mucho, ya que a su vez no permitirá que se moje la tierra además de no dejar respirar las raíces del árbol.

Estilos

Vertical: tienen el tronco vertical, y su forma es triangular. Las ramas inferiores son más largas y esparcidas y las de la punta son más pequeñas y están más espaciadas.

Inclinado: ligeramente inclinado. Se recomienda usar un conífero. Para este efecto es recomendable alambrar la rama del árbol para darle la forma deseada.

Cascada: para este estilo deberás usar un recipiente hondo, para así lograr una cascada pronunciada. Alambra la rama y sujeta una roca a la punta del árbol y una vez la rama se sostenga podrás quitarla.

Podas, riegos y mantenimiento

Podar un bonsái es darle la personalidad. Busca el balance, recorta los nuevos brotes para darle forma. Al replantar tu bonsái corta las raíces secundarias o resecas, cuida de no romper las principales. Usa unas tijeras con mucho filo.

Estudia el origen del árbol que siembres, ponlo en un lugar con suficiente luz, riega con frecuencia y fertiliza adecuadamente. Es una buena idea sacarlo varias noches a la semana, para que respire.


Close
Revista Enmicasa.com © Copyright 2022. Todos los derechos reservados
Close
Powered By MemberPress WooCommerce Plus Integration