El ciclamen

655

El ciclamen es una planta difícil de cuidar. Sucede que las hojas se ponen amarillas y los tallos se pudren. Esto ocurre porque se compra en época de floración, durante los meses fríos y al llevarla a casa y estar en temperaturas más cálidas las hojas se cae.

Nunca las riegues por encima, debes regarla colocando la maceta sobre un plato con agua y dejar que este se absorba, luego quítales el agua. La puedes plantar en la tierra del jardín así como en macetas. Si la plantaras afuera protégela de los rayos del sol. Durante los meses de calor, déjalas en reposo, para que así reflorezcan más adelante.

Si la vas a cultivar en el interior, procura que tengan buena luz y la temperatura no exceda los 20 C. Riégala no más de 2 veces a la semana y nunca al centro porque se pudrirá. Fertiliza cada 15 días con un fertilizante líquido. Por ser una planta anual, necesita un período de reposo. Saca el bulbo una vez haya terminado su floración y guárdalo en un lugar aireado y seco.

También puedes plantarlo en el jardín y regarlo esporádicamente, hasta que llegue el período de floración nuevamente. Al principio de los meses fríos, vuelve a sembrar el bulbo para que su ciclo empiece de nuevo.

Limpia sus hojas con un cepillo seco, y quítale las hojas amarillas y flores secas periódicamente.


Close
Revista Enmicasa.com © Copyright 2022. Todos los derechos reservados
Close
Powered By MemberPress WooCommerce Plus Integration