Alimenta tus plantas como debe ser

428

Como toda actividad, fertilizar tiene una justa medida. Para que su función sea efectiva hay que hacerlo en la cantidad indicada y en el momento correcto. Cuando a una planta (en maceta o en tierra) le agregamos algún fertilizante, comienza a verse más saludable, da nuevas hojas, crece y comienza a producir brotes.

Como primer paso, debes saber que hay una diferencia entre las plantas de interiores y las de exteriores. Las primeras suelen estar en maceta y eso hace que el sustrato se lave más rápido y la tierra tiende a endurecerse más rápido, por eso hay que removerla periódicamente para que esté aireada. 

En ambos casos lo ideal es utilizar fertilizantes orgánicos -ten en cuenta que son de efecto a largo plazo-, como el humus de lombriz o el compost. Ayudan a que la tierra no se compacte y son asimilados mejor por la planta. Además, usando elementos naturales mejorarás el suelo.

Pero si te es más cómodo, también hay fertilizantes químicos, que son de liberación lenta. Un punto a su favor es que son prácticos, y el lado en contra es que si se usan en grandes cantidades provocan una acumulación de sales en el suelo que termina echándolo a perder. Con los orgánicos este riesgo no existe.

¿Cuándo se debe fertilizar?

La mejor época es cuando se termina la temporada fría. Si hace mucho calor, la planta comenzará a dar brotes, flores y hojas que necesitarán mucha más agua y si no la riegas adecuadamente se secará. En la temporada fría las plantas entran en un estado de reposo y por eso no conviene. Recuerda que las temperaturas extremas significan cuidado y mantenimiento.

Con las plantas que están en maceta aplica esta misma regla, aunque algunas veces dan señales de decaimiento (hojas amarillas, por ejemplo), entonces es bueno prestar atención y fertilizarlas.

fertilizacion2

Algunos tips

  • Los suelos arenosos necesitan más potasio en la fertilización porque se pierde por lavado. También los suelos que se riegan mucho.
  • Para la brotación y el crecimiento las plantas necesitan más agua y más nitrógeno.
  • Abona las plantas con fertilizante rico en nitrógeno justo antes de la brotación.
  • Cuando las plantas crecen es cuando más agua y más alimento necesitan. En flor, las plantas no suelen crecer y por tanto, los abonados se deben reducir durante la floración.
  • Para estimular la floración se debe fertilizar la planta con abonos ricos en potasio (K).
  • Las plantas con flores, árboles frutales y ornamentales necesitan abonos ricos en potasio.
  • No se deben aplicar, en general, fertilizante minerales en época fría, pero sí abonos orgánicos.
  • Una planta con las raíces dañadas o podridas no se debe abonar hasta que se recupere.
  • Hortalizas y frutales se aconseja la fertilización únicamente con abonos naturales.
  • El estiercol maduro es excelente para los rosales. Si está fresco puede «quemar» a las raíces.
  • Emplea todos los años abonos orgánicos como el compost casero, el estiércol o el humus de lombriz.
  • Como mínimo, una vez al año se debe hacer el abonado orgánico o cuando prepares una plantación, sea la época que sea.
  • Con abonos de lenta liberación habrá nutrientes durante 3 meses o más.
  • Abona las plantas anuales que florecen para que sigan haciéndolo sin descanso.
  • Emplea tierra de castaño o de brezo para acolchados de plantas acidófilas como Hortensia, Azalea, Rododendro, Brezo, Gardenia y Camelia.
  • En caso de usar un fertilizante seco, por ejemplo, en gránulos, aplica luego agua abundante.
  • Se pueden fertilizar las plantas del jardín sólo a base de abonos orgánicos, pero lo mejor es usar un abono orgánico más un abono mineral.
  • Es recomendable que añadas a la tierra quelatos de hierro y otros micronutrientes con el fin de prever la carencia de estos minerales y así tener las hojas más verdes.
  • La grama abónala con 3 aplicaciones al año.

Close
Revista Enmicasa.com © Copyright 2022. Todos los derechos reservados
Close