Tabaco para las plantas

676

El tabaco es una excelente opción de insecticida, repelente y fertilizante orgánico. Su acción es amplia ya que ayuda a controlar diversas plagas y se ha comprobado experimentalmente que la nicotina es tóxica para una gran variedad de insectos, a los cuales mata por contacto.

Por otro lado, si lo usas directamente en el suelo, al empezar el tabaco su proceso natural de descomposición en la tierra húmeda, se desdoblarán sus propiedades naturales de abono orgánico, mismas que son indispensables para la vida bacteriana. El tabaco en polvo puede puede ser aplicado en cualquier cultivo y en todos los jardines. Su aplicación contribuye a la restauración y mejoramiento de la tierra de una manera natural.

Instrucciones de preparación y aplicación

Si bien los aerosoles de nicotina comerciales son tan potentes que pueden matar tantos insectos beneficiosos como depredadores de plantas, el «jugo de tabaco» casero es de corta duración y mucho más suave. Si se usa con moderación, puede ser un producto importante de tu arsenal de control natural de plagas.

Sigue estos pasos:

1. Coloca 1 taza de colillas de cigarro en 1 galón de agua tibia.

2.  Agrega 10 gotas de jabón líquido suave. El jabón ayuda a que los aerosoles caseros se adhieran a las plantas.

3. Deja reposar la solución durante al menos 30 minutos.

4. Cuela la solución en un recipiente con tapa para mantenerla efectiva hasta por un mes.

5. Pon un poco de la solución en una botella rociadora y aplica a la parte inferior de las hojas de las plantas afectadas. Cubre bien las hojas con la solución.

6. Rocía la parte inferior de los tallos de la planta y el suelo circundante. Para plantaciones a gran escala, vierte la solución en el suelo.


Close
Revista Enmicasa.com © Copyright 2022. Todos los derechos reservados
Close