Seed and nut butters

321

Fotografía Pinch of Yum

Lo primero que nos viene a la mente al escuchar “mantequilla” son calorías, aumento de peso y grasas, pero cuando se trata de las mantequillas de frutos secos definitivamente no encajan es en este concepto. Estas aportan muchos beneficios para la salud, siempre y cuando sean caseras u orgánicas, porque así nos cercioramos de que no contienen grasas malas, aditivos químicos o conservantes.

Los frutos secos, aunque contienen grasa, es una que es buena y necesaria para el funcionamiento adecuado de tu organismo. Al consumir estas mantequillas los niveles de colesterol dañino se reducen considerablemente, y también los triglicéridos, disminuyendo el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

Una cucharada o dos de mantequilla de maní es todo lo que necesitas para conseguir beneficios valiosos, tanto para tu salud como para tu apariencia. Y, además combinan perfectamente con frutas, pan, galletas y son un ingrediente delicioso para pasteles, tartas y muffins.

¿Quieres prepararla?

Hazla cada dos a tres semanas, se conserva perfectamente refrigerada sin perder propiedades ni sabor. Aquí el paso a paso:

  1. Compra los frutos secos crudos y sin sal, si pueden ser ya pelados, mejor. Colócalos en una bandeja sobre papel vegetal, distribúyelos de manera que no estén unos sobre otros, armando una sola capa para que se cocinen uniformemente.
  2. Precalienta el horno a 425ºF, introduce la bandeja y baja la temperatura a unos 300ºF, así lograrás que se horneen poco a poco.
  3. Los frutos irán “sudando”. Verás cómo se comienzan a poner doraditos y se ven húmedos, eso es porque van desprendiendo un poco la grasa. Remueve cada tres minutos para que se horneen por todos sus lados. Estarán listos en 15 minutos.
  4. Saca la bandeja del horno y prepara la licuadora. Cuando aún estén calientes, licúa a velocidad media y poco a poco. Ve apagando y encendiendo la licuadora, mientras que con una espátula retiras la crema que se va acumulando en las paredes del vaso.

La mantequilla se va creando con la misma grasa de los frutos secos, no es necesario que agregues nada más. Aunque si la quieres un poco dulce puedes agregar un poco de edulcorante, canela o esencia de vainilla. Y si quieres darle un toque diferente ponle un poco de café o chocolate desgrasado en polvo.

Las recetas que puedes preparar con estas mantequillas son muchas. Los batidos también son una maravilla, con mucho hielo tipo frappé. Agrega los ingredientes que gustes y prueba nuevas combinaciones de frutas, semillas y especias.

Algunas de las que tienes que probar

Tahini

Al tahini se le atribuye un alto contenido de vitamina B. Es una fuente importante de hierro, calcio, magnesio, fósforo y zinc, además de darnos gran cantidad de proteínas de alta calidad. La saludable mezcla de ingredientes y de ácidos grasos esenciales convierte al Tahini en un alimento cardiosaludable.

Mantequilla de marañón

Los marañones tienen el contenido de carbohidratos más alto de todas las mantequillas de frutos secos, su contenido de grasas es puramente mono insaturado y está demostrada su disminución de colesterol.

Mantequilla de semilla de girasol

Contiene en su mayoría grasa no saturada y tiene efectos muy positivos sobre los niveles de colesterol en el cuerpo. Es una excelente fuente no animal de proteínas, fortaleciendo en una gran parte la ingesta diaria recomendada de proteínas. Las semillas de girasol suministran minerales como el calcio, hierro, potasio, zinc, fosforo, magnesio y selenio, lo que convierte este producto en una fuente importante de vitaminas y minerales.


Close
Revista Enmicasa.com © Copyright 2022. Todos los derechos reservados
Close