Guía de los granos

2.6K

Los granos están llenos de nutrientes, vitaminas y fibra. También son muy prácticos, porque los puedes usar para hacer ensaladas, sopas, purés, y acompañamientos; y prepararlos en cantidades grandes para congelarlos e ir usándolos como los necesites.

Algo muy importante con los granos es su proceso de preparación, de eso dependerán muchas cosas: que no sean tan pesados a la digestión, que salgan en su punto y que el tiempo de cocción no sea tan largo.

Aunque muchas veces tenemos el tiempo muy ajustado, conviene apartar un espacio para prepararlos de manera natural, y así evitar los granos enlatados o listos para consumir. Es cierto, son más prácticos, pero lo natural nunca tiene sustituto. Siguiendo estos pasos no fallarás y el tiempo y esfuerzo se verá recompensado.

Límpialos

Aunque los compres en paquete, es importante que los limpies. Lo más fácil para que esta tarea sea rápida, es que pongas pequeñas cantidades sobre una superficie y vayas descartando las piedritas, hojas y los que estén partidos.

Remójalos

Para que queden blandos, es necesario que los dejes en un recipiente con agua por algunas horas. El tiempo de remojo depende del tipo de grano, pero generalmente 12 horas es el tiempo óptimo, en especial al cocinar garbanzos.

El remojo largo y frío da mejores resultados que el breve y caliente. Aunque con los garbanzos es mejor utilizar agua templada cambiándola dos veces en el tiempo de remojo.
El tiempo que los granos pasen en remojo, se verá recompensado por granos en los que ya están eliminadas las toxinas naturales y las agregadas. Esto hará que tu digestión se haga más liviana.

Tip: Para el remojo usa un recipiente grande pues al rehidratarse los granos aumentarán sustancialmente su tamaño.

Cocínalos a fuego medio

Lo ideal es usar una olla de presión para cocinarlos, pero si no tienes, te recomendamos que los cocines a fuego medio, e incluso bajo. De esta manera, el caldo será más espeso, se concentrará el sabor, y quedarán más suaves.

Estos son algunos tiempos recomendados, que aunque no son estándar, son bastante cercanos al ideal:
Granos pequeños: 30 minutos
Granos medianos: 45 a 60 minutos
Granos blancos (garbanzos, frijoles blancos y cebada): hasta 90 minutos.

Sazónalos

Uno de los grandes secretos para cocinar los granos a la perfección es el mix de hierbas aromáticas, especias y cortes de carne que les agregues al prepararlos.
Estos son los adobos más adecuados: cilantro, sofrito de cebolla y pimentón. Zanahorias, trozos de jamón serrano, chorizo, tocino, sal y comino.

Consejos que no fallan

  • Para que sean menos pesados, agrégales al cocinarlos una cucharadita de bicarbonato.
  • Para congelarlos espera a que se enfríen y usa envases de plástico o de vidrio para hacerlo.
  • Cuando los cocinas para preparar después un plato con otros ingredientes, agrega a la cocción cebolla, unos ajos enteros, laurel o hierbas aromáticas y unos granos de pimienta.
  • Si vas a cocerlos con carnes, embutidos u otros ingredientes, debes saber en qué momento añadirlos para que terminen de cocinarse al mismo tiempo. Los más duros, como carne, jamón, tocino o verduras firmes añádelos desde el principio, los más delicados, como chorizos, butifarras o papas, debes añadirlos casi al final de la cocción.
  • Si consideras demasiado fuerte el sabor de algunos granos, dales un hervor previo de cinco minutos. Luego enjuágalos y se ponlos a cocer de nuevo con agua fría.

Para conservarlos

  • Puedes conseguir los granos en diferentes presentaciones, pero cuando los compras secos, debes fijarte en que se encuentren enteros, sin olor, con un tamaño uniforme y del mismo color.
  • Cuando los granos están secos son muy sencillos de conservar, solo necesitan un lugar fresco, seco y oscuro. Cumpliendo con estas condiciones durarán en buen estado por mucho tiempo.
  •  Ya cocinados se conservarán en buenas condiciones en la refrigeradora durante unos 3 días. También puedes congelarlos, durarán alrededor de 4 meses. Colócalos en bolsas o en recipientes herméticos, y cuando los descongeles hazlo despacio, dentro de la refrigeradora y en porciones pequeñas, o la cantidad que vayas a usar, ya que no se pueden volver a congelar.

*Los garbanzos descongelados deben ser consumidos dentro de las 36 horas.


Close
Revista Enmicasa.com © Copyright 2022. Todos los derechos reservados
Close
Powered By MemberPress WooCommerce Plus Integration