Guía de los smoothies

991

Los smoothies son una verdadera maravilla, porque además de deliciosos, contienen una gran cantidad de ingredientes nutritivos que pueden combinarse según tus preferencias e imaginación, consiguiendo una infinidad de opciones.

Son perfectos para tomar en el desayuno o como una comida a media mañana, e ideales como alternativa a los jugos de fruta comerciales e incluso naturales, ya que al introducir las frutas enteras se pierde menos fibra.

Si buscas un smoothie completo y además agradable, toma nota de estos pasos:

1. Escoge una receta

Lo indispensable es que escojas con base en tus objetivos. Piensa si estás en una dieta para bajar de peso, quieres reemplazar una comida, estás tratando de agregar más nutrientes a tu dieta, quieres proteína después de un entreno, o simplemente se te antojó.

2. Los líquidos

Generalmente se usan una o dos tazas. Recuerda, cuanto más líquido agregues, el smoothie será de una consistencia más ligera, así que, si prefieres algo más cremoso, usa menos líquido.

Los líquidos más recomendables son: agua, leche de almendras, leche o agua de coco, leche de vaca, jugos de frutas orgánicas, té y kéfir (de leche o coco).

3. Agrega la base

Esto es lo que le da la textura cremosa a tu smoothie, es lo que hará que tu bebida tenga cuerpo.

Piensa en frutas densas, los plátanos, el mango, el melocotón, la pera y la manzana son fabulosas y proporcionan una cremosidad agradable y dulzor.
Otras buenas opciones son el aguacate, el coco, la chía, las mantequillas de frutos secos, el yogurt, fruta congelada y el hielo.

Las frutas ricas en agua, como la sandía y la piña, no le darán esa consistencia, pero si te gustan y quieres usarlas, una forma rápida y fácil de espesar es usar hielo triturado.

4. Agrega las frutas y los vegetales

Este es el momento de personalizar tus smoothies y agregar tus favoritos. Es la oportunidad para experimentar, usar la creatividad y divertirte explorando las diferentes combinaciones que puedes lograr. Utiliza fruta fresca o congelada.

Si vas a usar vegetales como espinaca, hojas de remolacha, diente de león, arúgula o lechuga, córtalas en trozos o tiras pequeñas.

Tip: intenta utilizar frutas y vegetales de temporada.

5. Los complementos

¡Sube de nivel tus smoothies! Al inicio puede que no tengas muchas ideas, pero a medida que te vuelves una experta, sabrás qué complementos usar en qué recetas. Estas son algunas opciones:

  • Endulzantes: la mayoría de las recetas incluyen suficientes frutas que harán tu smoothie dulce, así que posiblemente no necesitarás un endulzante, pero si se diera el caso, te recomendamos usar miel, hojas de estevia, jarabe de maple y dátiles. Evita cualquier otro.
  • Sal: una pizca de buena calidad aumentará los minerales y puede resaltar el sabor de tu smoothie.
  • Especias: mejorarán el sabor y aumentarán las propiedades nutritivas a tu bebida. Puedes agregar canela, vainilla, jengibre, nuez moscada, pimienta de cayena, etc.
  • Proteína en polvo: si buscas una bebida para después de entrenar o aumentar la proteína en tu dieta, esta es una gran idea, solo escoge una opción de alta calidad.
  • Superalimentos: ¡las opciones son infinitas! cacao, maca, semillas de linaza, espirulina, productos de coco, polen, acai, aloe vera, amaranto, etc.

6. Mezcla

Ahora que ya tienes los componentes perfectos para tu smoothie, es el momento de mezclar. El tiempo ideal de licuado es de 30 a 60 segundos, o fíjate cuando la mezcla circule fluidamente por aprox. 10 segundos seguidos.

Solución a posibles problemas

Estos son algunos de los más comunes cuando te estás iniciando en el mundo de los smoothies:

  • Demasiada espuma: Usa menos líquido y asegúrate de no licuar demasiado tiempo.
  • La leche puede causar demasiada espuma: si te molesta mucho, prueba a sustituirla por jugo de manzana o agua. También puedes aumentar la cantidad de vegetales como la espinaca.
  • Un smoothie verde amargo: utiliza menos vegetales y más frutas que estén maduras.
  • El smoothie no se mezcló bien: no llenes la licuadora al tope, mezcla primero el líquido y la base y luego, agrega la fruta y los vegetales. También puedes agregar más líquido para equilibrar los ingredientes.

Close
Revista Enmicasa.com © Copyright 2022. Todos los derechos reservados
Close
Powered By MemberPress WooCommerce Plus Integration