5 colorantes naturales que puedes utilizar en la cocina

2.7K

Hacer tus propios colorantes es posible y más sencillo de lo que imaginas. La clave está en encontrar alimentos y especias que proporcionen color. Puedes reconocerlos fácilmente por ser los que manchan mucho: remolacha, cúrcuma, espinaca, etc.

Es importante que antes de hacer el colorante tomes en cuenta el tipo de preparación al que lo vas a añadir, ya que algunos pueden aportar sabor si se usan en grandes cantidades.

Dicho esto, hemos encontrado para ti las mejores fórmulas de colorantes naturales que puedes usar en la cocina. Con los siguientes pasos obtendrás colores vivos en minutos… ¿los pruebas?

De rojos a rosados

Las encargadas de dar esta gama son las remolachas. Dan un color muy vivo sin casi aportar sabor, super versátil. Usarlas es muy sencillo, basta con utilizar su jugo, o hervirlas en poca agua para hacer un líquido concentrado.

Lee nuestro artículo Remolacha: tres usos en la repostería.

Otra opción para obtener estas tonalidades, en especial los rosados intensos, son los frutos rojos como frambuesas o fresas. Para utilizarlos, simplemente hazlos puré y luego cuela el líquido. Toma en cuenta que aportan un sabor perfumado.

Amarillos

Todas las tonalidades de este color las encuentras en el azafrán y la cúrcuma. Estas especias son muy efectivas para este propósito, pero debes usarlas con moderación ya que son muy fuertes. Con solo una pizca obtendrás un tono intenso, así que empieza con una mínima cantidad y ve agregando poco a poco hasta obtener el color que buscas.

Tip: una buena técnica es reemplazar el líquido en la receta (ya sea para hornear o glaseado) con agua teñida por la especia.

Verde

¡Espinacas! Son súper saturadas y sin sabor, por lo que son perfectas para recetas dulces y saladas.

Hay dos maneras de utilizarlas, si tienes una batidora de alta velocidad puedes agregar las hojas enteras directamente en crema de vainilla. Pero si lo que necesitas es darle color a una masa –de galletas o pasteles- utiliza el jugo.

Naranja

La clave para este tono son ¡las zanahorias! Utilizar su jugo es el método más efectivo, que aunque le añade una pizca de sabor, será casi imperceptible y te dará un color increíble tanto para preparaciones dulces o saladas.

Azules y morados

¿Lo creías imposible? ¡Para nada! Eso sí, los morados son los más fáciles de conseguir, hierve repollo morado hasta obtener un caldo oscuro y muy concentrado. Un colorante muy versátil con mucho color y nada de sabor.

El azul es un poco más complejo, pero aplicando algo de química de la cocina lograrás obtenerlo. Haz la tintura morada con el repollo, pero al final de cocción añade un poco de bicarbonato. Revuelve lentamente, agregando poco a poco para ir obteniendo la tonalidad que necesitas.

Con estas sencillas recetas ¿quién necesita colorantes químicos? ¡Mejor optar por el camino más natural!


Close
Revista Enmicasa.com © Copyright 2022. Todos los derechos reservados
Close
Powered By MemberPress WooCommerce Plus Integration