Aloe vera: cómo usarla en la cocina

1.2K

Muy conocida por aliviar quemaduras, la sábila o aloe vera, tiene muchas otras maneras de ser aprovechada, entre ellas en la gastronomía. Aquí te enseñamos cómo procesarla correctamente para quitar su característico amargor y beneficiarte de todas sus bondades.


Para iniciar:

Procura escoger siempre un aloe de gran tamaño y calidad, esto te asegura que será una pieza muy carnosa y más aprovechable.


¿Cómo se prepara para su consumo?

1. Lo primero, recortar con un cuchillo afilado las espinitas laterales

Corta la parte blanca de abajo y la parte estrecha de arriba, dejando únicamente la parte central en una pieza con toda la pulpa. Para facilitar el corte divide la pieza en 3 y quita la piel de cada parte.

Tip: como del Aloe se aprovecha todo, guarda la corteza y los extremos en el congelador en un hermético grande y plano, para evitar que se peguen unas con otras, y utilízala para uso externo cuando sea necesario.

2. Enjuaga las piezas muy bien para eliminar la aloína

Esta puede provocar trastornos digestivos y es lo que le da el sabor amargo. Pon las piezas que cortaste en remojo con hielo y agua, mételas en la refrigeradora por al menos un día. Pasado este tiempo, vuelve a lavarlas para poder utilizarlas.

Tip: guarda el agua en la que estuvieron en remojo las piezas. Verás que se ha formado una gelatina espesa que si conservas en un bote de vidrio bien tapado y en la refri, aguantará hasta 1 semana. Dale uso cosmético: para suavizar y fijar el cabello o para una mascarilla hidratante.

3. Ya con las piezas listas podrás utilizarla

El aloe es un excelente gelificante, estabilizante y emulgente perfecto en cocina para preparar sopas, arroces, guisos, postres y sobre todo gazpachos. Una vez eliminado el amargor, su sabor es tenue y ligeramente herbáceo, lo que le permite acompañar cualquier plato, porque no modifica los sabores de los ingredientes principales.

También es una opción perfecta para los celiacos, ya que evitarás el uso de harinas para espesar.

4. Prepara un delicioso jugo

Aunque en el mercado se han popularizado los jugos de esta planta, tú puedes preparar esta bebida en casa de una forma muy sencilla:

Sigue el procedimiento que te indicamos (pasos 1 y 2), luego reserva los cristales y colócalos en la licuadora junto a una porción de jugo de alguna fruta cítrica. Licúa hasta obtener una consistencia homogénea. ¡Tu bebida está lista!

Puedes conservar el jugo en un recipiente hermético dentro de la refrigeradora por una semana.

Tip: mientras más rápido consumas el jugo, mejor aprovecharás las propiedades de esta maravillosa planta. 


Close
Revista Enmicasa.com © Copyright 2022. Todos los derechos reservados
Close
Powered By MemberPress WooCommerce Plus Integration