Ingredientes: clavo de olor

938

Es una especia que representa con mayor fidelidad el alma asiática y puede estar en preparaciones tanto dulces como saladas. Proporciona sabores acres, calientes, refrescantes, picantes, dulces y astringentes.

Es tan poderoso en sabor y fragancia, que se debe usar en pequeñas cantidades para que resulte agradable y no enmascare los sabores principales de un plato.

¿En qué platos se usa?

Es una especia muy común en la elaboración de salsas y guisos, en purés de legumbres, en carnes, en arroces, en cuscús, en conservas y escabeches, en bebidas o licores, en galletas y pasteles, etc. Incluso en salsas de elaboración industrial como la Worcestershire. Además forma parte de varias mezclas de especias tradicionales como el Tarka, el Tandoori masala y el Garam masala de la India o el Ras el Hanout marroquí entre otras.

En repostería se incorpora en muchas recetas de galletas tradicionales de Navidad y algunos bizcochos. Una vez tomado el punto de esta rica especia, puedes dejarte llevar e incorporarla en diferentes recetas proporcionando un toque aromático y de sabor insustituible.

Prueba a agregarlo también a bebidas. Es esencial en el vino caliente, pero también combina muy bien con el café, algunos cócteles e infusiones.

Cómo conservarlo

Para su buena conservación debes guardarlo en un recipiente hermético, preferiblemente de color para que no le penetre la luz y sobre todo en un lugar fresco.

¡Un truco!

Te recomendamos retirar la parte leñosa del clavo y utilizar solo la bolita, que es lo que contiene todas las esencias, aromas y sabor. La madera solo es un soporte para sujetar la pequeña bola y es mucho más sencillo machacar en el mortero, la especia se integra perfectamente y no quedan restos en tus preparaciones.


Close
Revista Enmicasa.com © Copyright 2022. Todos los derechos reservados
Close
Powered By MemberPress WooCommerce Plus Integration