Palma de coco, el árbol de la vida

1.6K

La palma de coco puede ser una de las plantas más sostenibles del planeta. De hecho, es conocida como el árbol de la vida por todos los usos y productos que se derivan de ella.

La industria de cocos es considerada una de las más grandes. Muchos países de Asia, como Indonesia, las Filipinas y Vietnam dependen de esta planta, pues satisface casi todas las necesidades de vida: agua, comida, aceite, y fibra, entre otras.

Los principales productos que han ganado popularidad en el mundo de los alimentos, son:

Aceite: tiene uso comestible, cosmético y doméstico. También posee propiedades anti-virales y antibacteriales.

Agua de coco: es una bebida altamente refrescante e hidratante por su alto contenido de electrolitos, vitaminas y minerales.

Azúcar: se cree que es uno de los alimentos del año. Para extraerla, se refina el jarabe que se extrae de la palma.

Pulpa de coco: también conocida como la carne de coco. Se puede comer cruda, entera, rallada, o cocinada. De ella, se extrae la leche, la manteca, y el aceite de coco.

Manteca: muy popular en la cocina oriental.

Palmito: se extrae de los tallos jóvenes.

Todos los productos anteriores son muy utilizados, pero quizá el más extendido en el uso culinario es el aceite. Toma en cuenta estos consejos para utilizarlo.

¿Cómo cocinar con aceite de coco?

Es ideal para dorar, saltear e incluso, dependiendo de su calidad, puedes usarlo para freír. Cuando se trata de hornear, se considera que es mejor sustituto a la mantequilla que otros aceites.

Ahora es muy fácil encontrar recetas que ya han sido probadas usando aceite de coco, de modo que no tienes que experimentar. Ten en cuenta cuando sustituyas la mantequilla, además del sabor, que esta tienen un mayor contenido de agua y que ambos tienen un punto diferente para derretirse, por lo que no puede intercambiarse simplemente.

¿Cómo almacenarlo?

Al igual que todos los aceites, el aceite de coco debes almacenarlo en un lugar fresco y oscuro, pero además, nunca lo coloques cerca de la estufa o el horno, porque los cambios de temperatura modifican su estado, pudiendo pasar fácilmente de estado sólido a líquido y viceversa, y esto último hace que su calidad disminuya rápidamente.

A diferencia del aceite de oliva, el aceite de coco puede ser refrigerado, pero es preferible conservarlo simplemente a temperatura ambiente, puesto que de esa manera es más fácil sacarlo con una cuchara o esparcirlo sobre cualquier otro alimento.


Close
Revista Enmicasa.com © Copyright 2022. Todos los derechos reservados
Close
Powered By MemberPress WooCommerce Plus Integration