Cocottes, las ollas que podrás heredar

896

Versátiles y súper útiles, las cocottes no absorben sabores ni olores y se pueden lavar en el lavaplatos. El hierro fundido colado del que están hechas, es un material que se puede utilizar sobre cualquier fuente de calor, ya sea gas, eléctrica, vitrocerámica, inducción o incluso en el horno y directamente sobre fuego. Permite una cocina más sana porque el calor se absorbe de forma gradual y uniforme por toda la cacerola, evitando el sobrecalentamiento y manteniendo las temperaturas de cocción suaves y sin variaciones.

Otra gran ventaja es que el hierro retiene muy bien el calor, así que necesitarás menos energía para cocinar, si vas a freír el aceite tendrá una temperatura constante y los alimentos quedarán muy crujientes y doraditos, y una vez retires la cocotte del fuego, los alimentos se mantendrán calientes durante mucho tiempo.

Además son visualmente lindas y duran mucho tiempo, y es que, siguiendo unos consejos básicos, se pueden conservar para que duren toda la vida, de hecho, hay personas que las han heredado.

De nuestra tienda

Empieza por curarlas

Cuando las estrenes haz esto antes:

  1. Calienta el horno a 350ºF.
  2. Cubre la olla con una capa de tocino o grasa (no uses aceite vegetal ni sprays para cocinar, ya que no curarán bien el metal y dejarán en el exterior una película pegajosa imposible de quitar).
  3. Colócala en el horno, en la rejilla del medio, y déjela calentar por 15 minutos.
  4. Retírala y escurre la grasa que está en exceso.
  5. Ponla de nuevo en el horno y déjela por dos horas.
  6. Repite la operación de ser necesario.

Cuando cocines

Sigue esta serie de consejos para conseguir resultados óptimos:

creuset5
  • Caliéntala gradualmente, no las pongas directamente fría sobre el fuego a máxima potencia. En una escala del 1 al 9 en vitrocerámica, te recomendamos entre el 5 y 6 para empezar a cocinar.
  • Es perfecta para cocciones largas y a fuego lento. No las utilices nunca para cocinar con calor a máxima potencia, el hierro es un excelente conductor del calor y corres el riesgo de que los alimentos se peguen y se quemen.
  • Puedes utilizarla para cocinar en el horno, incluso utilizando la tapa. Las cocottes con mango de acero se pueden meter en el horno a cualquier temperatura. Las de mango fenolítico (el común de color negro) no lo metas en el horno a más de 190º.
  • Para remover los alimentos que cocines en tu cocotte, usa siempre utensilios de madera o silicón.
  • No las pongas a calentar vacías, pon siempre algún líquido o una cantidad mínima de aceite o mantequilla.

Para limpiarlas

creuset6

Toma en cuenta si tiene el interior esmaltado -como las de Le Creuset- o no. En el caso de las primeras puedes usar agua y jabón, en el caso de las segundas, lo más recomendable es hacer la limpieza solo con agua.

En ambos casos, debes recordar que el hierro fundido es un material que no soporta cambios bruscos de temperatura, por lo que antes de meterlas bajo el chorro de agua fría déjala enfriar, pues el descenso rápido de temperatura puede producir fisuras.

Si se han quedado restos de comida no la frotes, sino échale agua y déjala en remojo para que se ablanden y luego retira lo pegado con un paño que no sea abrasivo.

Si la comida no solo se ha pegado sino que se ha quemado, lo mejor es aplicarle con un paño suave, una pasta de bicarbonato y agua y dejar unos minutos en remojo para que lo quemado se desprenda.

Una vez limpia, antes de guardarla, sécala muy bien, para evitar el deterioro.

Para guardarlas

Aunque son acciones de sentido común, no está de más recordarlas, ya que una de las cosas que más daño le pueden hacer a estas ollas -y que te impedirán conservarlas- son las caídas y los choques contra otros objetos, por eso es importante guardarlas en un lugar de fácil acceso en el que las puedas agarrar con firmeza para evitar que caigan al suelo y tengan un espacio holgado.


Close
Revista Enmicasa.com © Copyright 2022. Todos los derechos reservados
Close
Powered By MemberPress WooCommerce Plus Integration