Bandejas para hornear: prepara comidas en minutos

263

Fotografía: The Modern Proper

Cocinar en bandejas para hornear no solo significa ahorro de tiempo o menos platos para lavar…

Son comidas que quedan perfectas, tanto como si hubieras estado horas cocinando, son platos con contrastes en textura y sabor que fácilmente conquistan los paladares más exigentes.

Pero si crees que todo lo que tienes que hacer es encender el horno, engrasar una bandeja para hornear, poner todo lo que se te antoja en ella y hornearlo hasta que esté listo, probablemente te hace falta conocer algunas pautas para crear la mejor comida de bandeja… Aquí te las damos:

1. Usa / compra la bandeja ideal

El tamaño estándar para una bandeja es 13″x18″. Todas las recetas que encontrarás están desarrolladas para adaptarse perfectamente a ese tamaño, no a tamaños más pequeños. Otra indicación importante es que evites las opciones antiadherentes, las mejores bandejas están hechas de acero aluminizado de gran resistencia o de aluminio natural, que envejecerá bellamente y desarrollará una agradable capa de condimentos mientras más la uses.

2. Combina proteínas y vegetales que tengan tiempos de cocción similares

Te facilitará la vida, ya que si pones a cocinar vegetales y carnes con velocidades de cocción radicalmente diferentes, obtendrás algunos alimentos quemados y otros con falta de cocción.
Por ejemplo puedes combinar ejotes con filetes de pescado o muslos de pollo con zanahorias…

3. O no, y solo agrega los ingredientes por intervalos

Te tomará un poco más de tiempo y trabajo, pero puedes obviar lo anterior y usar tus ingredientes favoritos aunque no tengan el mismo tiempo de cocción. El hecho de que dos cosas se cocinen a diferentes ritmos no significa que no puedas unirlas, solo tendrás que agregarlas en diferentes etapas del horneado.

Un ejemplo: para una comida de pescado con papas u otros tubérculos, hornea las verduras antes, y cuando estén casi hechas, pon el pescado encima y continúa horneando hasta que el pescado esté cocido y las verduras estén en su punto. O si vas a cocinar pollo junto con camote o yuca, el pollo estará listo antes, solo sácalo y sigue horneando todo lo demás hasta que esté listo.

4. Sazona cada ingrediente por separado

El hecho de que estés cocinando todo en la misma bandeja no significa que todo tenga que tener exactamente el mismo sabor. Condimenta cada ingrediente por separado para crear platos con matices complementarios y no aburridos.

5. Aprende a hacer las capas, cuándo mezclar y cuándo separar

También es importante saber cómo colocar los alimentos en la bandeja. Si estás cocinando vegetales que deben agregarse a la mitad del proceso, deja un espacio que te quede a mano al momento de abrir el horno para no afectar el resto de ingredientes, sobre todo si es pescado.

Las carnes es mejor que vayan siempre al centro, al igual que los ingredientes que tardan más en cocinarse. Si vas a utilizar cítricos o ingredientes que beneficiarán al resto con sus jugos (manzanas, limón, naranjas, etc), ponlos encima de estos.

bandejas4
Fotografía: The Modern Proper

6. Saca provecho de las rejillas para enfriar

Puedes usar una rejilla para enfriar que sea adecuada para el horno y ajustarla dentro de la bandeja para construir capas. Por ejemplo, coloca una mezcla de brócoli y ejotes debajo de un bistec que se pondrá encima de la rejilla para que sazone con su jugo los vegetales.
O si estás dorando algo o preparando carnes empanizadas, el aire que circula te asegurará de que quede crujiente.

7. Usa todas las bandejas que quepan

No debe caberte todo en una sola, olvídate de las fotos de revista y no te compliques, el objetivo es ahorrar tiempo y esfuerzo. Algunas veces, dos bandejas te proporcionarán un mayor control y te darán la libertad de acomodar los ingredientes según su tiempo de cocción.

8. Usa este método para preparar salsas

Piensa más allá y dale un toque diferente a tus comidas… Puedes aprovechar las esquinas de la bandeja y asar una cabeza de ajos para luego combinarla con mayonesa para hacer un alioli rápido. O simplemente usar los vegetales que has horneado junto a una carne para hacer una salsa para acompañarla, aprovechando los jugos que quedan en la bandeja.

9. No te olvides del asador

Cuando necesites un poco de dorado y crujiente adicional en las albóndigas o en las alitas de pollo, simplemente enciéndelo y hornea hasta conseguir el punto deseado. Eso sí, debes estar muy pendiente de este proceso para que no se pase y se queme, ya que todos los ingredientes estarán ya cocinados.

10. Agrega ingredientes frescos al servir

No todo tiene que ser cocinado en la bandeja, puedes agregar hierbas frescas u otros vegetales encima para crear contraste… puede ser que un aderezo también quede perfecto, ¡todo es cuestión de creatividad!


Close
Revista Enmicasa.com © Copyright 2020. Todos los derechos reservados
Close