Utensilios: el procesador

663

El procesador de alimentos surgió desde la industria del catering francés, su creador Pierre Verdun, buscaba el aprovechamiento del tiempo y la practicidad.

Un procesador de alimentos es ¡tu ayudante de cocina perfecto! Un electrodoméstico que sirve para transformar los alimentos de la manera como lo deseas. No cocina, pero tritura, bate, amasa, mezcla, ralla, lamina o rebana, haciendo que tus preparaciones queden como las quieres.

Estas son funciones que lo hacen diferente a una licuadora, ya que su diseño te permite triturar alimentos hasta hacerlos líquidos o pastosos, según lo desees. La función de un procesador de alimentos es agilizar tu tiempo en la cocina y facilitar la preparación de ingredientes, gracias a que este aparato hace todo por ti.

Usos que puedes darle

  • Rallar y filetear: gracias a sus discos, puedes rallar en un instante zanahorias, remolachas e incluso papas cocidas para hacer puré. También filetear cebollas o cualquier otro vegetal.
  • Picar: como coliflor, brócoli o cualquier fruto seco, hasta desmenuzarlos. De esta manera puedes hacer un cuscús vegetal o picar varios vegetales y frutos secos a la vez para hacer una salsa.
  • Montar claras a punto de nieve: este trabajo que resulta difícil hacer a mano, con un procesador de alimentos lo resuelves en cuestión de minutos y sin esfuerzo, eso sí, teniendo el accesorio adecuado.
  • Hacer mantequilla de semillas: gracias al diámetro de su vaso y las cuchillas, puedes triturar cualquier fruto seco hasta conseguir una textura untuosa. Así lograrás hacer fácilmente en casa cualquier mantequilla que imagines, ya sea una de nueces, un Tahini, una Nutella casera o incluso una de coco.
  • Helados y sorbetes: solo hay que poner en el vaso las frutas congeladas y triturar hasta obtener una deliciosa consistencia.
  • Mermeladas de frutas secas: cualquier ingrediente que quieras poner, acompañado de unos dátiles, bastará para disfrutar una deliciosa mermelada.
  • Salsas y patés vegetales: poniendo en el vaso un aguacate y los ingredientes escogidos, en medio minuto tendrás una salsa.
  • Amasar masas: si amasas con el procesador las masas de pan, quedarán perfectamente aireadas.

Tip de compra:

Te recomendamos tener en cuenta dos importantes características que debe tener tu electrodoméstico: potencia y calidad de los materiales.

La potencia, igual que en una licuadora, es muy importante. Gracias a ella podrás triturar frutos secos y semillas rápidamente, evitando el sobrecalentamiento –tanto de las semillas como de la máquina–.

Cuando la calidad de los materiales no es buena, algunos accesorios suelen romperse muy pronto y las cuchillas se desafilan rápidamente, así que en pocos meses tendrás que comprar otro, por eso la calidad es muy importante.


Los cuidados necesarios

Por supuesto tanta practicidad y beneficios, conlleva exigencias de mantenimiento para que este utensilio esté en óptimas condiciones y funcione como el primer día durante muchos años.

Adiós residuos

El recipiente del procesador es la parte más complicada para lavar, pero el truco está en que cuando el aparato esté completamente frío, debes activar el modo turbo para que los residuos del recipiente se separen, lo que te permitirá retirarlos con más facilidad.

Limpia las cuchillas

Para dejar como nuevas las cuchillas añade medio litro de agua tibia o caliente y un poco de detergente en el recipiente, pon el procesador a funcionar a una velocidad media, y luego aclara con agua muy fría.

Tip: límpialo inmediatamente después de utilizarlo, no dejes que se reseque la comida. Esto evitará que los residuos se peguen y dificulten la limpieza.

Para secarlo

Si después de preparar un plato necesitas que el recipiente del procesador esté completamente seco, haz lo siguiente: sécalo lo más que puedas con un paño limpio, luego ciérralo y sin nada en su interior hazlo funcionar a máxima velocidad… verás cómo los restos de humedad desaparecerán.

Enfríalo

Algunas recetas requieren que el recipiente del procesador esté frío para ser elaboradas. Cuando necesites esto, tritura unos 10 de cubitos de hielo y déjalos en el recipiente durante dos minutos más o menos.

Malos olores

Para eliminar algún olor o evitar que diferentes olores se mezclen entre si porque necesitas hacer varias recetas consecutivas, el secreto es, tras finalizar cada una de ellas, poner dos vasos de agua templada con el jugo de medio limón o un poco de vinagre, y poner a funcionar el procesador velocidad alta durante un minuto.

Sabiendo todo esto, si eres un amante de la cocina y te gusta experimentar con todo, verás que un procesador de alimentos te hará la vida más fácil.


Close
Revista Enmicasa.com © Copyright 2022. Todos los derechos reservados
Close