Comidas prohibidas para tu perro

695

Sabemos que cuando tu perro te mira con esos ojitos de pena, suplicando que le des un pedazo de lo que te estás comiendo, es difícil resistirse. Lee este artículo para saber por qué será mejor demostrarle tu cariño de otra manera.

Aunque por mucho tiempo a los perros se les alimentó con los restos de comida de la casa, la ciencia nos ha demostrado que no es lo más adecuado para ellos. Un rico snack de vez en cuando está permitido, siempre que no afecte su salud, porque algunos alimentos pueden ser muy tóxicos para ellos, así que si tienes un peludo en casa lee estos consejos para saber un poco más.

Un consejo clave: sé firme ante esa mirada de ternura

¡Fortalece tu resistencia a esa mirada que te convence de todo! Olvídate de los pensamientos románticos y de los comentarios del tipo “Mira cómo te ve” que solo te llevan a que le ofrezcas algo de tu plato. Los alimentos que nos gustan a los humanos pueden ser alimentos prohibidos para ellos y causarles problemas serios. Incluso la comida, aunque les guste, en algunos casos, pueden poner en peligro su vida.

Estos son algunos de los alimentos que tu perro nunca deberían ingerir. Pero no es una lista definitiva, ya que en ciertas circunstancias hay otros que pueden ser dañinos también:

Aunque no aplica a todos, a partir de una ingesta de 10 gramos de uvas o 2,8 gramos de pasas por kilo de peso corporal, podrían causarle una intoxicación.

Los signos de una intoxicación por uvas son: vómitos o diarrea, problemas en el tracto intestinal, apatía, falta de apetito, cambios en los niveles sanguíneos, deshidratación, oliguria (disminución de la producción de orina), anuria (suspensión de la secreción de orina) e incluso insuficiencia renal que puede llegar a causar la muerte.

Aguacate

Algunos aguacates contienen persina, este derivado de ácido graso es inofensivo para las personas, pero es tóxico para casi todos los animales domésticos.

Los síntomas de envenenamiento por persina son: dificultad respiratoria, ascitis (acumulación de líquido seroso en la cavidad peritoneal), diarrea, vómitos y tos.

Frutos secos

La ingesta puede causar ataques o convulsiones epilépticas, vómitos, temblores y espasmos musculares o nerviosos. La menos recomendables son: manías, macadamias, nueces sin madurar y nueces negras.

Tomate

Estos contienen solanina, un compuesto químico secundarios presente en ciertas plantas, que también es tóxico para los humanos.

Además de los tomates, la solanina está presente en cantidades considerables en papas, pimientos y berenjenas. Por ejemplo las papas que tienen partes verdes son las que más cantidad tienen, así que podrías darle a tu perro solo cuando están cocidas y sin cáscara.

Los síntomas por esta intoxicación son: irritación de las mucosas, vómitos y diarrea.

El chocolate

Podría decirse que es de los alimentos prohibidos por excelencia. Contiene teobromina, una sustancia estimulante presente en la cáscara del cacao y que es químicamente similar a la cafeína. Es por eso que el análogo químicamente puro de la teobromina se utiliza en medicina como diurético y estimulante del corazón. Los perros la metabolizan más lentamente y se pueden enfermar o morir. Una tableta de chocolate negro contiene alrededor de 1.6 g de teobromina, algo muy alto para los perritos.

Los síntomas de una intoxicación pueden ser: dificultades respiratorias, trastornos del estado de conciencia, diarrea, vómitos, fiebre, convulsiones y arritmia cardíaca.

Cebollas

Están totalmente prohibidas para los perros. El consumo de estas provoca el deterioro de los glóbulos sanguíneos. Tan solo una cantidad mínima, unos 5 g por kilo de peso, pueden causar una toxicidad muy elevada, no importa si están crudas, asadas, cocidas o deshidratadas.

Azúcar

El organismo de los perros es mucho más sensible al exceso de azúcar (carbohidratos en general), esta puede causar diabetes, obesidad y problemas dentales, al igual que en los humanos. Pero en el perro bastan cantidades mucho menores para causar daño hepático súbito, así como hipoglucemia.

Cítricos

Estos no son buenos para los peludos, ya que pueden provocarle alergias. Además, el exceso de acidez puede causarles trastornos gastrointestinales.

¿Qué verduras puedes darle?

Cada vez hay más personas que desean que sus perros coman de manera más saludable. Debes tener en cuenta que hay ciertas verduras permitidas y otras prohibidas para los ellos. En el grupo de las hortalizas aptas están:

 Zanahorias: se las puedes dar troceadas o ralladas mezcladas con la comida, oen tiras crudas como premio. La zanahoria proporciona una buena dosis de vitamina A, antioxidantes y carotenos. Todos estos nutrientes mantienen a tu mascota saludable y protegida de las enfermedades. Algunas teorías afirman que esta verdura puede mejorar la visión de los perros. Es un reemplazo sano para las galletas o bocadillos comprados que le das de premio.

Espárragos: son fuente de vitaminas A, B1, B2, C, E y K, así como también de ácido fólico, fibra, hierro, manganeso y potasio. Puedes hervirlos y cortarlos en trocitos para mezclarlo con el alimento habitual, o bien prepararlos a la parrilla y dárselos enteros como premio.

Pepino: ¡a muchos les encanta! Y tiene muchos beneficios para ellos: mejora la salud intestinal, aporta vitaminas B y C y reduce la presión arterial por su contenido de potasio. Corta en pequeñas rebanadas o cubos y deja que escurran bien para que no esté amargo.

Espinaca: rica en hierro, calcio y betacaroteno, la espinaca se puede añadir hervida o cocida al vapor y picada en trocitos. Es perfecta para los cachorros ya que promueve la salud ósea y el crecimiento.

Calabaza: si tu mascota sufre de estreñimiento, te recomendamos que añadas la calabaza a su dieta cotidiana. Hiérvelo o cocínala al horno y hazla puré o en trocitos. Tiene muchos nutrientes, sobre todo caroteno.

Apio: las ramas de apio cortadas bien finas y añadidas a su comida pueden ayudarle si sufre problemas de huesos y artritis o artrosis (sobre todo para mascotas ancianas). Esta verdura aporta potasio y fibras y es un excelente diurético que promueve la salud urinaria y renal.

Qué hacer si comió algo que no debería

Lo más conveniente es consultar de inmediato con el veterinario, tratar la intoxicación rápidamente es muy importante y será lo mejor para tratarla. Este necesitará saber cuánto hace que tu perro ingirió el alimento y la cantidad de este. Esta información es determinante para decidir el tipo de tratamiento.

Recuerda que dar prioridad a la salud de tu perro y evitar estos alimentos son actores decisivos para una vida saludable, larga y llena de vitalidad. Elegir una dieta adecuada y de buena calidad es fundamental para evitar problemas.


Close
Revista Enmicasa.com © Copyright 2022. Todos los derechos reservados
Close
Powered By MemberPress WooCommerce Plus Integration