Los errores más comunes que cometen los dueños de mascotas

808

Toma nota y recuérdalos para que la vida con tu mascota sea muy feliz y relajada. 

Estos son los diez errores más comunes que cometemos al comprar, escoger o educar a nuestra mascota. 

1. Comprarla impulsivamente

Adoptar una mascota debe ser una decisión meditada. Hay que tener en cuenta las características y necesidades del animal y si nuestra vida y recursos van a permitirnos cuidarlo como necesita. Debemos tener en cuenta que debemos dedicarle tiempo, principalmente.

2. No educar

Hay que enseñarle lo que puede y lo que no puede hacer, desde el primer momento. Debes empezar desde las 8 semanas de edad y nunca después de las 12. Cuanto más tarde, es más difícil. Según los expertos, la edad más receptiva es de 8ª a la 16ª semana.

3. Reglas inconsistentes

Hay que ser coherente. Se deben establecer reglas que todos los miembros de la familia sigan. De otra forma, tu mascota estará confundida con lo que se le permite y lo que se le prohíbe. Deben estar todos de acuerdo, desde la rutina hasta las recompensas.

4. No lo premies sin motivo

Los premios pierden sentido si se dan sin razón alguna. Éstos deben reservarse para los momentos en que hayamos conseguido un comportamiento o acción adecuados. Para tener éxito en el adiestramiento, es necesario que el premio se asocie con algo que queremos que el animal repita. Una cosa muy diferente es maleducar a tu mascota.

5. No permitirle socializar

Las mascotas deben relacionarse con otras personas y animales, para evitar que desarrollen un comportamiento agresivo.

6. Reducirle el ejercicio

Deben caminar al menos dos veces al día, durante 30 minutos. Es necesario que descarguen energía y que se muevan.

7. No atenderlo inmediatamente cuando ladra, maúlla o lloriquea

Conseguirás que lo haga constantemente para llamar tu atención.

8. Dejarlo solo demasiado tiempo

La falta de compañía produce ansiedad y comportamiento destructivo. Si debemos dejarlos durante 8 horas, sería una buena idea que alguien pudiera pasar a mitad de la jornada a atenderlos. A diferencia de los perros, los gatos pueden estar solos, dejándoles comida, juguetes y un arenero.

9. Dejarlo en un sitio inapropiado

Hay que tener en cuenta sus necesidades. A los gatos se les debe tener un arenero adecuado y a los perros una camita para dormir. De lo contrario, estropearán las alfombras y sillones.

10. Castigarlo físicamente

Con esto sólo consigues que te tema. Lo ideal es decir «NO», con firmeza.


Close
Revista Enmicasa.com © Copyright 2022. Todos los derechos reservados
Close
Powered By MemberPress WooCommerce Plus Integration