Algoritmos: las normas que deciden qué ven tus hijos en las redes sociales

500

Seguramente has escuchado la palabra algoritmo alguna vez. También te has dado cuenta que tus redes sociales, además de que conocen tus gustos e intereses, te dejan de mostrar muchas páginas que sigues. ¿Cierto? Pues los responsables de esto son los algoritmos.

Los algoritmos en las redes tienen el trabajo de un editor en una revista o periódico, este decide qué irá en la portada y qué artículos tendrán más importancia. Estas normas de programación que contienen las aplicaciones, determinan que una publicación se muestre mucho o que no se muestre, y que a través de una red decidan a quién y cuándo ofrecerle dicha publicación.

Esto aplica a todos los usuarios, incluyendo a tus hijos. Con los algoritmos las redes sociales deciden qué contenido mostrarles, pero ¿qué criterios siguen para escoger qué publicaciones aparecen y cuáles no? Te lo contamos para que les transmitas esta información.

Lo básico

Por ejemplo, el algoritmo de TikTok, se basa en los datos básicos del usuario para mostrarle contenido personalizado. Además, utiliza sus likes, los usuarios con los que más interactúa, los temas que comparte, los que busca (aunque no los comparta), los hashtags, la música que usa, etc. Con toda esta información TikTok crea un perfil de cada usuario y lo utiliza para mostrarle de forma personalizada cierto contenido o publicidad.

Hasta aquí todo va bien, porque si lo piensas, sería bastante aburrido que las redes nos mostraran contenido que no nos interesa. El que hagan ese filtro realmente es muy práctico, pero el problema es cuando aparecen las burbujas de filtro.

Pero ¿qué son las burbujas de filtro?

Este término aparece en el libro The filter bubble, del ciberactivista Eli Pariser. Él explica que estos filtros tan amablemente creados para nosotros, nos exponen menos a puntos de vista diferentes, y quizá conflictivos, y nos aíslan intelectualmente, “encerrándonos” en nuestra burbuja de información, lo que acaba por empobrecer y radicalizar nuestras opiniones.

Por ejemplo, si a ti te gusta la cocina y buscas vídeos sobre recetas en YouTube, la aplicación la próxima vez que la abras te mostrará y sugerirá vídeos sobre comida, recetas, chefs, probablemente. Pero no te mostrará vídeos sobre moda. En cambio, a tu amiga fashionista, su algoritmo de YouTube solo le muestra vídeos de moda, y nada de cocina.

Ahora traslada lo anterior a política o a temas que conllevan una postura. Cuando tú buscas en Google, su algoritmo, que te conoce muy bien, te va a mostrar resultados acorde a tu forma de pensar, y a tu amiga con la suya. Escuchar siempre lo que va con nuestra forma de pensar nos radicaliza. Es más, varios estudios dicen que este funcionamiento de las redes sociales, estos filtros de burbuja, acaban polarizando a la sociedad. Y sin duda lo hemos vivido en el último tiempo.

Lo más delicado es que si a nosotros como adultos la radicalización nos afecta y puede generarnos problemas, a los niños y adolescentes, sin duda lo hará en gran magnitud.

¿Hay alguna manera de evitar que los chicos entren en estos filtros?

La primera recomendación, según la psicóloga Deborah Jensen, Directora de Melbourne Child Psychology & School Psychology Services, es que nos quitemos la idea de que los chicos “nacen sabiendo usar la tecnología”. Aunque es cierto que aprenden más fácilmente a navegar las interfaces y a entender las herramientas, esto no quiere decir que ya sepan cómo sacar valor de ellas, ni usarlas ética y creativamente. Los jóvenes no vienen con un “chip” incorporado como ingenuamente dicen muchos. Ellos solo manejan los aspectos operativos, que son los menos importantes.

Además pon en práctica estas acciones:
  • Enséñale a tus hijos a distinguir la publicidad y a que la identifique claramente como lo que es: un anuncio que no ha aparecido por casualidad. Esto es fácil porque están marcados con la leyenda “publicidad”.
  • Explícale qué es la burbuja de filtro. La manera más práctica es navegar con él y hacerle notar que, aunque siga muchas cuentas, solo le aparecerán las publicaciones de un reducido número de perfiles, que son los que el algoritmo le ha clasificado como los “más adapatados” a sus gustos.
  • Y lo más, más importante: promueve en tus hijos esa gana de descubrir contenidos diferentes, no solo en las redes, trata de hacerlo conversando con ellos, exponiéndolos a actividades que no sean usuales en la familia o a través de la lectura. Ampliar su punto de vista es un regalo para toda la vida.

Close
Revista Enmicasa.com © Copyright 2022. Todos los derechos reservados
Close
Powered By MemberPress WooCommerce Plus Integration