Vajilla azul, un esencial en todo sentido

2.5K

Cuando pensamos en una vajilla neutral, lo primero que nos viene a la mente es el blanco o el beige, pero una excelente alternativa también puede ser el azul. Y es que con una vajilla azul no solo tendrás ese juego de loza que queda bien con todo sino que tendrás el elemento de color que siempre hace que tu mesa quede linda.

Otra gran ventaja de una vajilla azul es que le dará nueva vida a tu loza clásica y hará que esta nunca pase de moda.

Para agregarle un toque fresco y contemporáneo a una vajilla tradicional, añade piezas en tonos azules y con inspiración oriental. Platos para servir, copas, cubiertos y mantelería son los complementos que le darán un nuevo giro al montaje de la mesa tradicional.

¿Qué puedes hacer para aprovecharla al máximo?

Establecer una paleta de color consistente

El primer paso lo tienes dado: la elección de un color que dominará. De esta manera, podrás jugar con una variedad de patrones y formas, pero te mantendrás dentro de un diseño general. Cuando mantienes una paleta consistente, podrás incluir los tonos correctos en un mix’n’match o en uno más parejo.

Las vajillas azules son de las más fáciles de mezclar, ya que puedes contrastarla con colores cálidos o combinarla con tonos fríos. ¡Así que puedes usarla todo el año!

Atrévete a evolucionar tu configuración con patrones

Los patrones que se mezclan y combinan añaden un aspecto ecléctico interesante a tu vajilla que luego convertirá la decoración de tu mesa en un atractivo vibrante para los ojos. Cuando selecciones patrones, no te pongas límites y deja fluir tu imaginación. Por ejemplo, atrévete a mezclar flores con formas geométricas o motivos orientales. Siempre que todos sigan la misma paleta de colores, el conjunto terminado se verá muy agradable a la vista.

¿Ya tienes una vajilla tradicional? Mezcla platos con un patrón o gráfico contemporáneo para crear juegos individuales únicos que se complementan entre sí.

Incluye copas y cubiertos en la fórmula

Si mezclas la vajilla azul con colores brillantes o patrones atrevidos, mantén los cubiertos neutrales para evitar que la mesa se vea sobrecargada.

Si por el contrario, estás usando la vajilla azul sola o combinada con una neutra tradicional, puedes usar los cubiertos de la misma manera que lo harías con tu vajilla, mezcla la forma y el tamaño para agregar estilo.

Tampoco te olvides de las copas: hay una variedad de formas y diseños disponibles para que elijas y combines con tu vajilla y cubiertos.

Diferentes metales en tu diseño

Esto es genial para una vajilla azul. De la misma manera que mezclas y combinas tus joyas, está dispuesto a considerar más de un color metálico en tu mesa: elementos de plata, oro, oro rosa o bronce quedarán perfectos con el azul.

Un secreto de la vajilla azul

Probablemente nunca te hubieras planteado que el color de tus platos influyera de alguna forma en tu dieta –como mucho habrás tenido en cuenta aquello de “comer de todo en plato de postre” para comer de forma controlada y sin excesos– pero un nuevo estudio de la Universidad de Cornell: Los peligros de los platos grandes: cintura, residuos y cartera, ha afirmado que este color es una especie de “ supresor natural del apetito ”. ¿Por qué? Al no existir casi ningún alimento de este color nuestro cerebro lo asimila como “poco apetitoso” y, por lo tanto, ayuda a calmar el hambre y a controlar la cantidad.

Como ves, no es complicado, al final se trata de que simplemente sigas tu esquema de color establecido para unir todos los platos y crear recuerdos encantadores para ti, tu familia e invitados.


Close