10 pasos para adaptarte al cambio

131

Cuando los cambios son sutiles, te adaptas casi sin percibirlo, pero cuando es algo más evidente, debes prestar más atención para poder adaptarte.

A simple vista un río puede parecerte inerte y sin movimiento, pero si te detienes a observarlo, podrás darte cuenta que fluye, que sus aguas están en constante movimiento. Algo similar puede ocurrirte en la vida: cada día es distinto a pesar de las rutinas o de que veas que te rodean las mismas personas o lugares. En cualquier momento y por diversas circunstancias puede surgir un cambio en ti, en tu familia, en tu trabajo, en el clima, en la ciudad o vecindario, en tus actividades.

Algunas veces esos cambios son tan sutiles que te adaptas casi sin percibirlo, pero en otras ocasiones los cambios son evidentes y debes prestarles más atención, pues de alguna manera necesitas adaptarte. Estos son algunos pasos básicos que te ayudarán a hacerlo de la mejor manera:

1. Acepta que el cambio es inevitable. En diversos momentos de tu vida enfrentarás situaciones en las que surgirá alguno de esos cambios evidentes a los que vas a necesitar adaptarte. Lo mejor para ti será aceptarlo y fluir, como lo hace un río, porque si decides estancarte y oponerte a ese cambio, tarde o temprano llegarán las consecuencias.

2. Recuerda que el cambio genera estrés. El estrés implica una tensión necesaria para estar alerta y así poder adaptarte a nuevas situaciones. Una mudanza, un nuevo empleo, quedar desempleado, que llegue el tan esperado ascenso laboral, la jubilación, la muerte de un ser querido o de una mascota, el matrimonio, una ruptura sentimental, un embarazo, el nacimiento de un bebé o cualquier otra situación que requiera de cambios relevantes generará algún grado de estrés.

3. Lleva una vida saludable. Duerme las horas requeridas, consume alimentos nutritivos y haz ejercicio constante. Estas buenas prácticas te permitirán tener un manejo adecuado del estrés que te genera el cambio. Así evitarás que repercuta de manera negativa en tu salud física y mental.

3. Cultiva tu paz interior. Cree en un Ser Supremo, sé una persona agradecida, fortalece constantemente tu autoestima, practica valores como tolerancia y paciencia. Te sorprenderá ver como logras ser esa persona con autocontrol.

4. Mantén conectados la razón y el corazón. Los cambios pueden provocarte alegría, tristeza, sorpresa u otras emociones. Independientemente de ello, permítete sentir, pero no te estanques en una emoción, dale un sentido al cambio que estás experimentando.

5. Practica el positivismo. Descubre los aspectos positivos que trae ese cambio y utiliza tu creatividad para obtener beneficios, incluso ante la adversidad.

6. Evita la saturación. No te agobies pensando la mayor parte del tiempo en lo mismo. Recréate, relájate, descansa y busca el apoyo y compañía de otras personas.

7. Supérate a ti mismo. Haz algo que beneficie a otras personas. Pensar y obrar para los demás es la mejor manera de trascender. No esperes que ante el cambio otras personas actúen igual que tú, recuerda que persona es distinta y puede reaccionar a su manera.

8. Reflexiona, planifica. Toma un tiempo para analizar pros y contras de la situación, ello te ayudará a ampliar tu visión y a tomar mejores decisiones. Piensa en tus sueños y establece metas alcanzables.

9. Pon acción. Evalúa tus posibilidades, toma decisiones y llévalas al plano de la realidad con acciones concretas.

10. Toma una buena actitud.  Esto es fundamental para que experimentes satisfactoriamente los cambios que te trae la vida.

Para adaptarte al cambio los puntos anteriores son importantes, pero algo que será clave es que también te tengas paciencia. Adaptarse es un proceso y como tal, puede llevarte tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Revista Enmicasa.com © Copyright 2020. Todos los derechos reservados
Close