9 maneras de preparar huevos

522

Los huevos son un ingrediente esencial en la alimentación, es de fácil digestión, rico en proteínas y lípidos y un componente importante en recetas dulces y saladas, por eso te enseñamos nueve maneras de llevar este alimento a tu mesa cada mañana (o a cualquier hora).

Duros

Pon los huevos en una olla con agua al tiempo. El agua debe cubrir los huevos totalmente. Calienta la olla a fuego medio hasta que suelte hervor. Apaga la estufa y deja los huevos tapados de 10 a 12 minutos. Sácalos del agua con una cuchara y ponlos en un plato de agua con hielo hasta que estén completamente fríos.
Los puedes guardar en tu nevera dentro de un contenedor hasta por una semana. Puedes comerlos con sal, sobre ensaladas, con salmón ahumado, ensalada de huevo o huevos endiablados.

Tibios

Para preparar huevos tibios debes usar la misma técnica de los duros, pero déjalos tapados solamente de 4 a 6 minutos. Para comer, quita la parte de arriba del huevo con un cuchillo y cómelo desde la cáscara.

Estrellados (fritos)

Calienta aceite o derrite mantequilla en una sartén de teflón a fuego medio. Cuidadosamente rompe los huevos sobre un recipiente antes de verterlo sobre la sartén, de esta manera evitarás un huevo que no esté en buenas condiciones o con trozos de cáscara. Deja de uno a dos minutos y cubre la sartén. Otra opción es verter el huevo cuidadosamente en la sartén y con una cuchara poner la grasa sobre la clara del huevo y luego sobre la yema, para cocer el huevo evitando darle la vuelta.

Revueltos

Estamos acostumbrados a mezclar los huevos en un recipiente y agregarlos a la sartén. Para preparar los mejores huevos revueltos, debes mezclarlos dentro del calor. Pon los huevos enteros en la sartén con mantequilla derretida o aceite. Revuelve constantemente haciendo que las yemas se incorporen con la mantequilla y las claras de huevo. No dejes de revolver, ya que los huevos se cuecen rápidamente. Cuando estén a punto (de 4 a 5 minutos) puedes agregarles un chorrito de leche o crema para darles una consistencia suave y cremosa.

Si deseas que tus huevos estén más cocidos, sigue mezclando sobre fuego medio hasta que estén en el punto que desees.

Poché

Los huevos poché son los de los huevos benedictinos con salsa holandesa. Son deliciosos sobre una tostada de pan, vegetales, sopas y hasta donde llegue tu creatividad. Para cocer el huevo, rómpelo sobre un recipiente pequeño. Ten lista una olla con agua a punto de hervir y agrégale una cucharada de vinagre blanco. Crea un remolino con una paleta de madera y cuidadosamente agrega el huevo en el centro. Deja cocinar por cinco minutos o hasta el punto deseado. Si el huevo se empieza a pegar en la olla, despégalo cuidadosamente con una espátula. Esta técnica puede resultar difícil de dominar, por eso existen métodos alternativos. Puedes conseguir recipientes de silicona o de metal especiales para hacer los huevos poché.

Receta recomendada: huevos benedictinos sobre waffle de papa con salmón y salsa holandesa

Endiablados

Coce el huevo usando la técnica del huevo duro. Cuando estén listos, córtalos a lo largo por la mitad. Saca las yemas y agrégalas a un recipiente para mezclar. Puedes agregarle mayonesa, mostaza Dijon, cebollín, sal y pimienta. Regresa la mezcla a los hoyitos de cada mitad de huevo. Puedes decorar con otro poquito de cebollín y paprika.

Omelette

Rompe los huevos sobre un recipiente, agrégales sal y pimienta y con un tenedor o un fuete, revuelve usando la técnica de los huevos revueltos. Antes de cocer el huevo, sofríe los vegetales y las carnes crudas que quisieras agregar. En otra sartén agrega el huevo creando una especie de “crepa”. Tapa por unos minutos hasta que mires que la parte de arriba se empieza a cocinar, aproximadamente cuatro minutos. Agrega los ingredientes y dobla el huevo por la mitad. Si deseas que el huevo esté más cocido, voltéalo antes de ponerle el resto de los ingredientes. Si le agregas queso, espera a que se derrita, y sirve.

Aquí puedes encontrar una guía completa para preparar los mejores omelettes.

Receta recomendada: Omelette con espinacas, salmón y hierbas

Frittata

Una frittata la puedes preparar tanto para el desayuno como para la cena. Precalienta el horno a 350ºF y en una sartén para hornear calienta aceite de oliva o derrite un poco de mantequilla. En un recipiente para mezclar, pon suficientes huevos y con un tenedor o un fuete revuelve con sal y pimienta. Sofríe cualquier vegetal o carne que quieras agregarle a tu frittata y agrega los huevos. Mezcla ligeramente para que los huevos se cocinen sobre la estufa. Mete la frittata al horno por 10 minutos.

Receta recomendada: Frittata de hongos y queso de cabra

Horneados

Preparar huevos horneados puede resultar muy conveniente cuando tienes que servir muchos al mismo tiempo. Engrasa unos Ramekins o un recipiente para cupcakes. Si deseas agregarle vegetales, sofríelos previamente. Pon la mezcla a los recipientes y agrégale un huevo en cada uno con sal y pimienta y hornea a 350ºF por 25 minutos o hasta que estén en el punto que deseas.

Receta recomendada: Huevos en cocotte


Close
Revista Enmicasa.com © Copyright 2022. Todos los derechos reservados
Close
Powered By MemberPress WooCommerce Plus Integration