¿Cómo identificar los productos orgánicos?

1.7K

Muchos consideran que los alimentos orgánicos son especiales. Pero hace unos años, antes de que se alentara el uso de fertilizantes, herbicidas, pesticidas, larvicidas y fungicidas, para matar insectos no deseados y crecimientos tóxicos que “dañan” los cultivos —aunque en realidad también destruyen todas las formas de vida, algunas de ellas beneficiosas, como las lombrices de tierra y los microorganismos presentes en el suelo­— ¡toda la comida era orgánica y simplemente se la llamaba “comida”! Es extraño que hoy en día, los alimentos no orgánicos se hayan vuelto «convencionales» y se requieran etiquetas y certificados para verificar la autenticidad de los alimentos orgánicos.

Con la creciente conciencia de los males de la agricultura basada en productos químicos, la demanda de alimentos orgánicos ha ido creciendo a lo largo de los años. Sin embargo, la autenticidad de los alimentos cultivados orgánicamente es motivo de gran preocupación. Debido a la tendencia de los alimentos orgánicos y su precio más alto, algunas personas intentan hacer pasar los alimentos convencionales como orgánicos.

Basándonos en la experiencia de consumidores leales de alimentos orgánicos te damos estos 5 sencillos consejos para identificarlos:

No son perfectos ni los más lindos

Los alimentos orgánicos no se ven tan suaves y brillantes como los productos convencionales. Pueden tener formas extrañas y pueden parecer de color apagado. Además, frijoles orgánicos pueden no tener colores uniformes y pueden tener un aspecto rústico, áspero y sin terminar. En la naturaleza, casi todas las frutas o verduras tienen protuberancias y bordes únicos. Si el producto se ve brillante, uniforme y suave, es probable que no sea orgánico.

No duran en buenas condiciones largo tiempo

Los productos orgánicos, especialmente los granos y las legumbres, no duran tanto porque los insectos no son repelidos por los químicos. Además, no contienen conservantes, por lo que no se agrega nada durante el proceso de envasado para que el producto dure más.

Lo ideal es comprar con frecuencia cantidades manejables de alimentos en lugar de comprar a granel durante meses. De esta manera, podrás disfrutar de alimentos nutricionalmente superiores y seguros sin tener que recurrir al desperdicio.

El olor es la clave

La fuerte fragancia de frutas, especias y hierbas orgánicas es más potente que la de los alimentos convencionales. Cuando llevas a casa mangos orgánicos, naranjas, cúrcuma, jengibre o cilantro, su fragancia se sentirá fuertemente.

Su sabor es delicioso

Debido a la rica concentración de nutrientes en los productos orgánicos, su sabor es superior y, en el caso de las hierbas y especias, bastante intenso. En consecuencia, debes utilizar cantidades menores de estos. A las especias y nueces convencionales se les puede quitar el aceite para que duren más. Esto hace que el sabor sea menos intenso y es necesario utilizar cantidades mayores para lograr su sabor.

El nivel de saciedad obtenido con los alimentos orgánicos también es más alto, lo que significa que tiendes a sentirte satisfecho más rápido, ya que la mayor diversidad y cantidad de nutrientes tienden a satisfacer tu hambre.

¡Los insectos significan vida!

Algunas veces encontrarás un gusano en tus frutas o vegetales orgánicos. En realidad, esto muestra que hay vida presente en la granja de donde obtuviste tus productos.

Recuerdas lo que te mencionamos antes sobre los pesticidas: matan formas de vida. Entonces, si tu verdura o fruta tiene un insecto, significa que no fue rociado con pesticidas. De lo contrario, esta forma de vida no habría existido.

Basta con examinar y lavar el producto muy bien, cortar la parte podrida y consumirla. Por supuesto, si está infestado, deséchalo y pídele una compensación a tu agricultor orgánico. Por lo general, estará feliz de darte un buen servicio.

¡Ahora ya sabes cómo distinguirlos!


Close
Revista Enmicasa.com © Copyright 2022. Todos los derechos reservados
Close
Powered By MemberPress WooCommerce Plus Integration