¿Compras pescado fresco? consérvalo como un experto

1.8K

Comprar pescado fresco es una maravilla, definitivamente el resultado de tus recetas será otro, y en algunos casos, la calidad será superior a uno congelado, aunque nutricionalmente hablando no haya diferencia.

Lo que sí debes tomar en cuenta, es que el pescado fresco es un alimento sumamente delicado que puede arruinarse muy fácil si no lo manipulas y guardas de la forma adecuada, pero hay pequeños detalles que, si los aplicas, te ayudarán a conservarlo fresco y en buenas condiciones durante más tiempo.

Nunca compres de primero el pescado

Lo mejor es que el pescado permanezca el menor tiempo posible sin refrigeración, por eso debes dejar la compra para de último, justo antes de volver a casa. Aunque también podrías dedicar un día exclusivo para hacer solamente esta compra y volver más rápido a refrigerarlo.

Cómpralo en una pescadería

Debido a que se dedican a esto el manejo del producto será mejor y se moverá más, por lo tanto será más fresco, lo que te garantiza la calidad. Averigua los días que reciben los productos frescos y deja ese día para la compra del pescado. O si encuentras un proveedor que lo lleve a tu casa será ideal.

Evita golpes cuando lo transportes

Fíjate que te lo empaquen correctamente y ten cuidado a la hora de transportarlo para que no se golpee, ya que esto podrían provocar cambios en la textura de la carne.

Al filetearlo

Filetear consiste en retirar las escamas, desangrar el pescado -paso importante porque disminuye la velocidad de descomposición-, extraer las vísceras y lavarlo bien bajo un chorro de agua fría. Si eres principiante en este tema, es mejor pedir en el lugar que lo compras que lo fileteen por ti, solo asegúrate de repetir el lavado en casa, pues en el trayecto el agua del lavado de la pescadería escurrirá y puede mezclarse con restos de sangre.

Para conservalo

Una refri muy llena es el primer enemigo del pescado fresco, al igual que estarla abriendo y cerrando a cada rato, ya que para que el pescado se pueda conservar en buenas condiciones durante 2 o 3 días debes asegurarte de que la temperatura se mantiene constante entre 0ºC y 4ºC.

Evita dejarlo dentro de la bolsa o en contacto con sus jugos. Puedes ponerlo en un colador o una bandeja con rejilla elevada, tapado con un paño o papel húmedo.

Otra cosa importante es evitar que el pescado se reseque por el frío, por eso lo que mejor funciona es empacar el pescado en un paño limpio y húmedo e ir humedeciendo el paño a medida que éste se vaya secando.

En el caso de pescados pequeños puedes echarles un poco de sal gruesa encima, la sal genera un ambiente hostil que dificulta el desarrollo de las bacterias y esto ayuda a su conservación.

¡No temas comprar pescado fresco! Con estos consejos verás cómo conserva su textura y sabor, y si aún no eres un experto comprador de este producto, lee nuestra guía para saber si el pescado está fresco.


Close
Revista Enmicasa.com © Copyright 2024. Todos los derechos reservados
Close