¿Hierbas frescas o secas?

3.7K

Si te encanta el sabor que dan las hierbas a tus platillos, pero no tienes claro cuándo es mejor utilizarlas frescas y cuándo utilizarlas secas, hoy te vamos a dar un listado de cuáles son adecuadas para cada una de las opciones sin que pierdan sus propiedades aromáticas.

Frescas

En la cocina, hay ciertas hierbas que son mejor frescas. En este caso, te recomendamos que las cultives, además de poder utilizarlas cuando quieras son un lindo elemento decorativo y aromatizan tu cocina.

Aunque secas sirven si no tienes otra opción, si pruebas las del listado recién cortadas, notarás la diferencia en tus platos:

  1. Perejil
  2. Albahaca
  3. Menta
  4. Cilantro
  5. Estragón

Secas

Algunas hierbas secas mantienen buena parte de sus propiedades aromáticas. Es precisamente el listado que sigue el que te puede permitir un uso sin perder propiedades de estas hierbas para cocinar sin que estén frescas.

  1. Orégano
  2. Romero
  3. Mejorana
  4. Tomillo
  5. Salvia

Ideas para conservarlas

Cubitos llenos de sabor
Una buena idea es conservarlas en aceite mantequilla, para esto usa un recipiente para hacer hielo, incorpora en trozos pequeños las hierbas que deseas conservar, luego cubre con la mantequilla derretida y deja que se solidifique. Guarda los cuadritos en la refrigeradora. Tendrás como resultado unos cubitos de mantequilla aromatizados ideales para los guisos. Los cuales solo necesitarás poner en un poco de calor y al derretirse estarán listos para utilizarse.

Ramitos
Si quieres optar por un proceso más sencillo, lava las hierbas y sécalas en toallas de papel. Forma unos pequeños ramitos, amárralos con una cuerda y cuélgalos boca abajo en algún lugar fresco, seco y oscuro. De 15 días a un mes las hojas estarán secas y podrás guardarlas en frascos de vidrio o en bolsas de plástico.

Aceite de oliva o vinagre
Otra opción es introducir las hierbas en aceite de oliva, vinagre de manzana o vinagre de vino blanco y las guardas en un lugar seco y oscuro durante 15 días. Después de este tiempo tendrás aceites y vinagres aromatizados ideales para usar como vinagretas en las ensaladas y condimentos.

Congélalas
Y si quieres una solución aún más rápida, opta por lavar muy bien las hierbas y congelarlas. Extiende las hojas y pon una rama encima de la otra en bolsas herméticas que resistan el proceso de congelación, acomódalas una encima de la otra así cuando requieras una te será fácil sacarlas y usarlas.


Close