Trucos para descongelar

2.6K

No descongelar de forma correcta los alimentos puede conducir a enfermedades y problemas gástricos importantes; ya que tan pronto como los alimentos, en especial las carnes, comienzan a descongelarse y estar a una temperatura mayor a 40º, las bacterias que pudieran haber estado presentes antes de la congelación comienzan a multiplicarse.

Los alimentos perecederos no deben descongelarse en agua caliente y nunca deben dejarse a temperatura ambiente por más de dos horas. La forma más segura para descongelar los alimentos son: la refrigeradora, el agua fría y en el microondas.

En la refrigeradora

Este es el camino más largo para descongelar. Alimentos de gran tamaño, como un pollo o una pierna, requieren de al menos 24 horas para que se descongele. Los filetes pequeños, emplean entre 12 a 16 horas.

Sigue estas sencillas indicaciones:

  • Pon los alimentos a descongelar en las partes más alejadas de las paredes.
  • Una vez que haya terminado el proceso de descongelación, alimentos como: carne picada, carne de guisar, aves y mariscos, deben permanecer en la refrigeradora entre 18 y 24 horas antes de su cocción para que prevalezca su calidad alimenticia.
  • Los alimentos descongelados con este método se pueden volver a congelar si no han sido cocinados previamente, aunque pueden perder calidad.

En agua fría

Este método es más rápido que el anterior. Es muy importante que los alimentos estén empacados o envasados herméticamente, para evitar que el tejido absorba agua y se reduzca su calidad, y prevenir la contaminación por bacterias presentes en el agua. Sumerge el alimento en agua fría y cambia el agua cada 30 minutos, hasta que esté descongelado.

El alimento fino y pequeño, como mariscos de pequeña dimensión, filetes de carne y pescado y aves pequeñas pueden tardar de 20 a 30 minutos. Un alimento de más de 2 libras, puede tardar entre 2 y 3 horas en descongelarse. Una vez descongelados, deben cocinarse rápidamente.

En una bandeja de metal

Este método aparece en el libro de ciencia alimentaria, What Einstein Told His Chef. Básicamente dice que las cosas se descongelarán más rápido, cuanto más rápido se les quite lo frío. Por lo tanto, necesitas una superficie que conduzca el calor al artículo congelado (o elimine el frío) de la manera más eficiente posible.

Si bien un fregadero de metal es mejor que una mesa de madera para conducir el calor, la superficie estriada permitirá que solo una parte de los alimentos esté en contacto con el metal. Es mucho mejor usar una sartén de hierro fundido pesado para obtener la máxima transferencia de calor / frío.

Es muy fácil, solo desempaca la carne o cualquier alimento y colócala directamente sobre el sartén. Gira el alimento cada 20 minutos más o menos. Un trozo de carne de 1 libra tardará aproximadamente una hora en descongelarse por completo. ¡Pruébalo!

Y si después de conocer estos métodos te decides aún por el microondas, te dejamos estos trucos

Al descongelar con este método, te recomendamos cocinar el alimento inmediatamente después de terminar el proceso. Si necesitas volver a congelar estos alimentos es importante que los cocines previamente.

1. Descongelar helado duro

Sabemos que el helado debe estar frío, ¿pero qué haces cuando el helado se transformó en un bloque durísimo imposible de servir? ¡Es muy fácil! calienta un cuchillo afilado con agua tibia y luego utilízalo para hacer cortes de 3 centímetros profundidad formando una rejilla, espaciando las líneas también unos 3 centímetros. Esto aumenta la superficie expuesta del helado, acelerando el proceso de descongelación. Pasa la cuchara de servir helados por agua caliente antes de separar las porciones, y ¡listo!

2. Descongelar carne

Deja la carne congelada en la bolsa de plástico, y luego colócala en la parte superior de una olla de aluminio que esté boca abajo. Llena otra olla con agua a temperatura ambiente, y apóyala sobre la carne (como haciendo un sándwich). En cinco o diez minutos, la carne estará descongelada.

3. Descongelar mantequilla

Cuando necesitas untar mantequilla o preparar un plato que pide mantequilla blanda, pero no quieres que se derrita, coloca la cantidad que vas a utilizar en un plato. Llena un vaso con agua caliente y espera a que esté caliente en el exterior, tira el agua del vaso, sécalo rápidamente y coloca el vaso boca abajo sobre la mantequilla, como “tapándola”. Después de un minuto, la mantequilla estará blanda y lista para usar.


Close
Revista Enmicasa.com © Copyright 2022. Todos los derechos reservados
Close
Powered By MemberPress WooCommerce Plus Integration