Flor de izote

902

La flor de izote, del género yuca cuentan en su interior con numerosas semillas aplanadas de color negro, las cuales son muy dulces y con estas se pueden elaborar bebidas con alcohol a través de su fermentación.

Esta flor es tan versátil, que puede hacerse en tortitas capeadas, revuelta con huevo, en tamales y sopas. Incluso, existe un postre en Guerrero, México, en donde es el ingrediente estrella: se trata del guayaizote, hecho de guayabas en almíbar y flores de izote desflemadas.

Para comprarla

Cómprala lo más fresca posible y consúmela de inmediato.

¿Cómo se cocina?

Lo más recomendable es consumirla fresca, ya que después de cierto tiempo toma un sabor ligeramente amargo. En algunos países es más consumida en temporada de cuaresma; mientras que en otros es más utilizada para acompañar pescados y mariscos.

Su preparación es sencilla, solo se requiere separar los pistilos de la flor con cuidado y, de acuerdo con el tipo de receta, se hierve por dos minutos para suavizar.

Data desde la época prehispánica, actualmente se consumen capeadas con huevo y se acompañan de caldillo de tomate; aunque también se pueden comer solas o en un guisado con salsa de chile verde.

El lado medicinal

Además de sus múltiples usos dentro de la cocina, la flor de izote se utiliza como remedio casero para el dolor de cabeza, oído y cólicos menstruales. De las hojas de la palma se extraen fibras naturales y con ellas se elaboran morrales y costales, entre otras artesanías.


Close
Revista Enmicasa.com © Copyright 2024. Todos los derechos reservados
Close