Ingredientes: la vainilla

5.4K

Conocida en todo el mundo por su aroma único, la vainilla le da un toque perfecto a diversos platos, y aunque la asociamos a sabores dulces y aromas delicados, a helados y definitivamente a los postres y pasteles, también puede ser aprovechada en platos y guisos salados.

De esta orquídea, la única comestible, se usan tanto las vainas como las semillas, que son muy fragantes.

Su difícil polinización y el laborioso proceso al que se someten las vainas recolectadas justifican su elevado precio, ya que después del azafrán es la especia más cara del mundo…

Para comprarla

La encontrarás en varias presentaciones: vaina, extracto, pasta y azúcar. Lo más importante es que distingas la vainilla natural de la artificial, la natural se obtiene de la vaina de la orquídea, a diferencia de la artificial que es un aromatizante de sacarosa.

¿Cómo usar cada una?

Vainas
Para aprovecharlas al máximo debes partirlas a lo largo con la ayuda de un cuchillo. Seguido de esto, ráspala para conseguir todas las semillas de vainilla. Para lograr un mayor sabor, aprovecha también el interior de la vaina.

Al comprar vainas naturales asegúrate de que sean carnosas, satinadas, flexibles y blandas al tacto, esto significa que están rellenas de semillas. Las mejores vainas suelen tener una longitud de unos 15 cm. Para saber si se trata de una vaina de calidad, debes poder enroscarla alrededor de un dedo sin que esta se rompa.

Una vaina de calidad, aunque es cara, se puede utilizar muy bien. Así que a además de utilizar una misma vaina para infusionar dos o tres veces la leche, prueba a hacer esto:

Azúcar vainillado: puedes aromatizar azúcar -un ingrediente muy utilizado en repostería-. Es muy sencillo, simplemente introduce las vainas en un recipiente cerrado con el azúcar, ¡y listo! Puede ser azúcar glas o granulada.

Extracto de vainilla casero: con esta idea podrás dejar de utilizar la esencia artificial.

Necesitas: 250 ml de vodka y 3 vainas de vainilla ya utilizadas. Prepara un tarro de vidrio con cierre hermético, y esterilízalo (como cuando haces conservas). En el tarro ya frío y seco, introduce las vainas y agrega el vodka, ciérralo y agita varias veces. Etiqueta el tarro con la fecha en la que lo preparaste y guárdalo en un lugar seco y oscuro.

Para conseguir un extracto de intenso sabor a vainilla, déjalo envejecer entre dos y tres meses. Durante la primera semana, agítalo cada día, a medida que vayan pasando las semanas ya no será necesario agitarlo tan seguido. Verás cómo el líquido se va oscureciendo con el paso del tiempo.

Almíbar de vainilla: para hacer un almíbar hay que proceder de forma similar a cuando aromatizas la leche. La vaina se pone en el líquido y después de hervir se deja infusionar.

Vainilla en polvo: podrás añadirla al azúcar, aromatizar un puré de papas, una magdalena o un bizcocho, un chocolate o un té, entre otros.

Para conseguir el polvo, deja secar al aire las vainas, una vez secas, córtalas en trozos y muélelas en un molinillo de café hasta que obtengas el polvo. Guárdalo en un recipiente hermético para que no pierda su aroma.

Extracto
Los extractos que encuentras son líquidos y pueden ser naturales o concentrados, estos últimos suelen ser artificiales. Te recomendamos que compres siempre extractos de vainilla natural, ya que aportan mejor sabor y rinden más, ya que con una sola cucharadita tendrás suficiente para dar sabor a un bizcocho. El extracto puedes utilizarlo en todas tus preparaciones, tanto bizcochos, cupcakes, buttercreams y recetas saladas.

Pasta
Este tipo de vainilla es uno de los mejores. Las pastas suelen ser naturales y tienen una textura densa, similar a la de un sirope. Puedes utilizarla en bizcochos, para dar sabor a las buttercreams, crema pastelera, en batidos, helados… utilizando muy, muy poco y logrando un aroma y sabor espectacular.

Azúcar
Es uno de los formatos menos conocidos, está compuesto de azúcar y extracto de vainilla. Este tipo de vainilla, además de aportar sabor, también aporta dulzor, es por eso que puedes utilizarla para sustituir una parte del azúcar que utilices en alguna receta.

También puedes usarla en cremas o mermeladas para darles un toque de aroma a vainilla.

¿Cómo se conserva la vainilla?

Si lo que vas a conservar son vainas o azúcar, asegúrate de guárdalas en un tarro de vidrio con tapa hermética. Todas las presentaciones –vainas, extracto, pasta y azúcar- colócalas en un lugar fresco y seco, resguardado del aire y la luz, y jamás en la refri.

Recetas

Pastel básico de vainilla
Waffles de vainilla con salsa de naranja
Bavarois de vainilla
Flan de vainilla


Close