7 cosas que debes saber al comprar una KitchenAid

2.3K

La KitchenAid durante años ha sido una herramienta esencial en cocinas tanto profesionales como caseras, ya que es la máquina favorita de cocineros profesionales y amateurs.

Una de sus grandes ventajas es que automatiza los procesos que requieren de constancia y fuerza en la cocina, y lo hace estupendamente, ya que introduce aire en las mezclas que lo requieren. Tiene una gran potencia de amasado cuando la mezcla es muy densa, y puede batir muy rápido o poco a poco según lo requieras.

En definitiva, es una gran ayuda, ya que puede batir desde unas claras a punto de nieve mientras añades los ingredientes para un pastel, ¡y un largo etcétera sin ensuciar la cocina! Además, sus funciones no se limitan a la repostería, también sirve para hacer cremas, salsas y purés de todo tipo. Sin olvidar los múltiples aditamentos que puedes adaptarle: exprimidor, spirilizer, moledor de carne, set de pasta, etc.

Si está en tus planes comprar una, hoy te contamos un poco de la historia y algunos detalles ¡que te harán amarla más!

1. Un gracias que se convirtió en historia

Después de ver el gran esfuerzo que suponía para un panadero amasar por horas a mano, Herbert Johnson creó la mezcladora automática, pero fue hasta 6 años más tarde de la aparición de ésta, que Hobart, la compañía para la que trabajaba, creó una versión más compacta para el público en general.

Para probarla, le pidieron a la esposa de uno de sus ejecutivos que la utilizara, y ella quedó encantada, por lo cual expresó: ¡Este es el mejor ayudante de cocina que he tenido! Que en inglés se traduce: it’s the best kitchen aid I’ve ever had. De allí el nombre de esta maravilla.

2. ¿Te parece cara?

Actualmente el precio de una KitchenAid oscila entre $ 300 a $ 500, o $ 999, si quieres que en tu cocina luzca el modelo más reciente en color negro mate. Pero cuando se introdujo en los años 20 su precio de venta fue de $200, que actualmente equivalen a unos $ 2,700…

3. Combínala con lo que quieras

¿Quieres que combine a la perfección con tus paredes o la decoración?, ¡es totalmente posible! La Artisan KitchenAid, que es el modelo estándar, está disponible en 36 colores y puedes encontrar tonos de edición limitada… ¡qué maravilla!

4. Hay un modelo que se adapta perfectamente a ti

KitchenAid tiene dos clases de amasadoras, las de cabezal que se abate hacia atrás (tilt-head) y las que no tienen un cabezal abatible, pero en cambio, tienen un elevador en el cuerpo para subir y bajar el bol (bowl-lift). Ambas amasadoras son muy fáciles de usar, por lo que la elección de una amasadora u otra dependerá de el uso y el fin que le vayas a dar.

En el modelo de cabezal inclinable, el bol se fija en la base y se sube o baja para para verter los ingredientes directamente en el recipiente, o para cambiar los accesorios. Están disponibles en 4,28 y 4,8 litros, perfecta para los cocineros caseros o que se lo toman como un hobbie, no necesitan hacer grandes cantidades de masa y que solo harán pasteles y tartas individuales.

¿Vas a elaborar gran cantidad de panes, galletas o pasteles? El diseño del bol elevador, en el que el tazón se recoge y es llevado a las aspas, tiene una capacidad de entre 5,7 litros a 7,57 litros, lo que permite hacer todo tipo de masas en cantidades industriales.

5. La clásica tiene una mini me

Es aproximadamente un 20% más pequeña que la Artisan, con un tazón que puede contener 3,5 litros de masa…. ¡Una versión compacta y eficiente!

6. ¿Piensas usarla solo para preparar pan, pasteles o galletas?

¡Estás subestimándola! KitchenAid vende todo tipo de accesorios, como el juicer, procesador de alimentos, rodillo de pasta, el fantástico spiralizer, molinillo de alimentos, maquina para ravioles, embutidora o el tazón de precisión de calor para templar chocolate y hacer fondue. Básicamente, tendrás una cocina completa en un gadget de 20 libras.

7. Por último, 4 razones más para que te decidas por una

  1. El estilo de una KitchenAid es clásico e icónico.
  2. Cuenta con un respaldo técnico sólido.
  3. Más fuerza, menos energía y resultados más rápidos.
  4. Los tazones de acero inoxidable se utilizan como bowls para baño María, o como moldes para helado o pasteles rellenos.

Close