Guía práctica para cuidar tus electrodomésticos

3.3K

Los electrodomésticos hacen nuestra vida mucho más fácil, su buen estado es garantía de no tener problemas en tus actividades cotidianas, como hacer café, hornear o lavar la ropa. Aquí algunos consejos de cuidado y mantenimiento generales, y algunos específicos para extender la vida de los electrodomésticos de uso diario.

1. Lee bien las instrucciones

Los documentos adicionales que vienen con el aparato son un modo de entender cómo funciona tu electrodoméstico correctamente. Tómate un tiempo y lee detenidamente, algunas veces damos por hecho que todos los aparatos funcionan igual y no es así, lo que te podría traer problemas.

2. Dales mantenimiento y límpialos

Esto es clave. La acumulación de polvo y suciedad puede debilitar su resistencia e interrumpir su funcionamiento normal. Lo mejor es darle una limpieza habitual adecuada, y en lo posible mantenerlos cubiertos con fundas cuando no estén en uso. Una limpieza regular es importante.

3. Repáralo si falla

Si durante su uso presenta fallas o se deteriora, lo ideal es que lo lleves a un lugar para que lo revisen, no lo dejes con la falla aunque siga funcionando. Recuerda que es mejor llevarlo a un lugar experto y no que lo hagas tú, puede que termines dañando más el aparato y pierdas el dinero que pagaste por él.

4. Úsalos con cuidado

El buen trato y cuidado te garantizan más tiempo de vida útil. Toma nota de estos consejos:

Refrigeradora
  • Nunca la sobrecargues con alimentos. Esto hace que el compresor trabaje más para mantenerlos fríos y frescos, y se dañe rápidamente.
Lavadora
  • Lava por cargas pequeñas, ya que las cargas grandes pueden arruinar ciertas piezas, al igual que las prendas muy pesadas. Nunca laves alfombras grandes ni de hule en ella.
  • Limpia el tambor de la lavadora con un paño húmedo al menos una vez a la semana, así eliminarás todos los residuos de jabón, suciedad, motas de ropa, etc. Siempre que termines de usarla deja la tapa abierta para que la humedad se evapore.
Microondas
  • Nunca pongas ningún utensilio o recipiente metálico y no uses papel aluminio dentro del microondas. Así evitarás cualquier riesgo de incendio.
  • No calientes ningún recipiente de comida que esté sellado. Para evitar una explosión, siempre retira primero el empaque y luego calienta. Cuando el microondas esté en uso, no cubras la parte superior.
  • Para evitar malos olores, limpia los derrames y manchas de alimentos después de cada uso.
  • Recuerda que con solo algunos minutos de mantenimiento diario, les prolongarás a tus electrodomésticos su vida útil y reducirás los gastos en servicio y reparación.

5. Lejos de la humedad

En la cocina instala los aparatos eléctricos lejos de las zonas húmedas; por ejemplo, el tostador debe estar a una distancia prudente del lavaplatos.


Close