Microondas: qué sí y qué no

4K

Muchas leyendas urbanas rodean a la ciencia que supone calentar o cocinar alimentos en el microondas. Podríamos asumir que es una tarea sencilla, pero debemos estar claras en aspectos esenciales para evitar accidentes o daños a nuestra salud.

Antes que nada, queremos compartirte un tip básico para clasificar los recipientes con los que cuentas en tu cocina: algunos son aptos para calentar y otros para cocinar. Para saber cuál es cuál, puedes hacer una prueba: introduce el recipiente vacío en el microondas y ponlo a funcionar durante un minuto a su máxima potencia. Si el recipiente se calienta, no lo uses nunca en este electrodoméstico; si se entibia, solo puedes usarlo para calentar y si se queda frío es apto para cocinar en él.

Generalmente, el vidrio, la loza y la cerámica son materiales que puedes usar sin problema en el microondas. Debes cuidar que no tengan adornos dorados o plateados. Ahora bien, contrario a lo que podemos pensar, no todos los plásticos pueden usarse para calentar comida en este electrodoméstico. Lo óptimo es usar recipientes que tengan el símbolo que indica que puede usarse sin ningún riesgo. Este ícono puede tener dos formas:

  • un símbolo de un plato con líneas ondulantes encima o
  • un símbolo de líneas ondulantes
Otros materiales que puedes usar, además del vidrio, la loza y los plásticos identificados, son:
  • Los fabricados con gres cerámico
  • Moldes de silicona
  • Bolsas específicas para calentar comida en microondas
  • Papel o cartón siempre que sean blancos, evita las que tienen colores pues estas pueden desprender ciertos químicos y entrar en contacto con los alimentos.
Materiales que no son aptos para usar en este electrodoméstico y que incluso podrían dañar tu salud:
  • Platos, bandejas o vasos fabricados con espuma de poliestireno o duroport, como lo llamamos comúnmente.
  • Evita cualquier recipiente que tenga elementos metálicos. Esto aplica también para el papel aluminio o los recipientes de comida china, ya que pueden tener tiras de metal.
  • Recipientes de plástico en los que se empacan mantequilla o yogures, estos no soportan las altas temperaturas.
  • Y aunque parezca extraño, nunca pongas a funcionar el aparato sin nada dentro. Esto puede causar daños en su funcionamiento e incluso descomponerlo para siempre.

Además de saber qué recipientes usar, es importante conocer qué materiales puedes utilizar para tapar tu comida. Para esto, son aptos el papel encerado, los platos de loza o las toallas de papel blanco. Evita las bolsas de papel kraft o de envolver, papel periódico y por supuesto el papel aluminio.

El microondas es un gran invento que sin duda nos ha facilitado la vida, pero debemos estar siempre atentas a usarlo de manera adecuada y aprovechar así todas sus bondades.


Close