Moledora de carne

833

¿Estás cansado de los alimentos exageradamente procesados? Cada vez son más las personas que buscan mejorar su estilo de vida y empiezan por la alimentación. Si es tu caso: necesitas una moledora de carne.

Una moledora de carne es un aparato especializado en triturar carne cruda, lo que garantizará que la carne salga de forma homogénea. Normalmente estos equipos suelen estar hechos de materiales de grado alimenticio por lo que puedes estar completamente seguro que te durará por años. Existen de diferentes tamaños y potencias.


Antes de empezar: 4 razones para moler tu propia carne

  1. Es más seguro. La carne de res preenvasada puede contener carne de diferentes animales, y no necesariamente siempre será de los mejores cortes.
  2. Mejor sabor. Generalmente en el súper solo conoceremos el contenido de grasa. Moler en casa te permite controlar los cortes que vas a moler, junto con el contenido de grasa. Eso significa carne con mejor sabor, salchichas más jugosas y un ragú más rico.
  3. Mejor textura. La carne premolida se asienta en su empaque, se comprime y se oxida lentamente. Moler carne fresca te permite mantenerla agradable y suelta, mejorando tanto los niveles de humedad como la textura después de la cocción.
  4. Si bien es posible moler carne en un procesador de alimentos, o incluso cortarla a mano, una moledora de carne es tu mejor opción si planeas moler carne regularmente.

Lo que debes saber sobre las moledoras de carne

  • Una moledora de carne tienen grandes ventajas tanto en su uso casero como industrial. En primer lugar te proporciona mayor variedad de recetas, ya que puedes mezclar diferentes tipos de carne y así preparar platillos innovadores.
  • Las cuchillas son una parte importante de las moledoras pues garantizarán que el producto salga correctamente y además con los discos de diferentes tamaños podrás decidir a tu gusto el grosor de la carne, por esta razón debes mantener las cuchillas bien afiladas.
  • Sirven para moler carne de res, pollo, cerdo, mezcla para chorizos y cuentan con accesorios para realizar embutidos y salchichas.
  • Cuando la uses, asegúrate de que la carne esté fría para que obtengas mejores resultados y al terminar, limpia muy bien el molino para que no afecte su funcionamiento y tenga más tiempo de vida.

Consejos para elegir una buena moledora de carne

Aquí te damos algunos consejos que debes tener en cuenta.

Uso o rendimiento

Ten en mente cuánto uso le vas a dar a la moledora de carne y qué tanto alimento necesitas triturar. Una vez sabiendo eso, considera si valdrá la pena invertir en una más sofisticada.

Material

Verifica que la moledora que compres sea de acero inoxidable o elaborada con materiales de grado alimenticio. Ya que debido a la calidad de estos productos, el tiempo de vida será mayor.

Accesorios

Te recomendamos revisar muy bien los discos o placas de salida, pues estos son los que te permiten moler la carne en diferentes grosores. Además, hay algunos equipos que cuentan con embutidora, lo que agrega valor a la compra.

Higiene

Recuerda que la moledora de carne es un artefacto que estará en contacto con los alimentos, por eso debes asegurarte que las piezas te permitan realizar una limpieza profunda.

Conoce las partes de una moledora

Todas constan de las mismas partes básicas:

  • El empujador y la tolva es la parte en donde se agregan los cubos de carne. El empujador se usa para empujar la carne hacia abajo por el tubo de alimentación y para mantener las cosas en movimiento. Por lo general, hay una bandeja ubicada en la parte superior del tubo de alimentación, donde se puede almacenar carne adicional antes de empujarla hacia la picadora. Cuanto más grande sea esta bandeja, más conveniente será moler lotes más grandes de carne.
  • El tornillo es la parte principal de trabajo de la moledora. Empuja constantemente la carne por el eje y hacia las cuchillas.
  • La cuchilla y la placa son las que hacen la molienda real. La cuchilla es una pieza pequeña en forma de cruz con un borde afilado en cada brazo que gira contra la placa (también llamada matriz). La placa es una pieza plana de metal con agujeros cortados. A medida que el tornillo fuerza la carne dentro de este orificio, la cuchilla la corta en un trozo fino. El tamaño de los agujeros determina la finura de la molienda final.
  • La cubierta se usa para mantener la cuchilla y la placa en su lugar mientras la cuchilla corta.

¿Cómo usarla?

Realmente no hay mucho que decir cuando se trata de usar una moledora de carne. Básicamente, todo lo que debes hacer es:

  1. Montar el molinillo con el plato que desees.
  2. Alimentar con la carne limpia en la tolva (los molinillos odian los tendones y los tejidos conectivos, así que asegúrate de que la carne vaya sin estos).
  3. Encender la moledora (si usas una stand mixer, una velocidad relativamente rápida es lo mejor a escoger; alrededor de 6 a 8 en KitchenAid produce los mejores resultados).
  4. Presiona la carne.

Dicho esto, hay algunas cosas a tener en cuenta al moler:

Mantén todo frío

Este paso es muy importante. La carne caliente hará que la grasa se pierda y saldrá con una textura cocida similar a la del papel maché: carnosa y seca. Coloca la moledora y todas sus partes en el congelador durante al menos una hora antes de moler y asegúrate de que la carne esté muy fría hasta que esté lista para moler.

Si vas a hacer salchichas que requerirán varias moliendas, muele la carne en un recipiente colocado dentro de otro recipiente lleno de hielo para mantenerla fría durante todo el proceso.

Corta bien la carne

La mayoría de las veces, los nuditos que le quedan a la carne molida son causados por trozos de tendón que quedan atrapados alrededor de la cuchilla. En lugar de moler la carne, terminas aplastándola a través de los agujeros en el plato, dándole una textura masticada. Recortar bien la carne ayudará a prevenir esto.

Mantén la cuchilla afilada

Esta es la única parte de tu moledora que necesita mucho cuidado y atención. Una cuchilla desafilada te dará una carne molida de mala calidad.

La cuchilla y la placa deberían afilarse más con el uso repetido. El metal se desgasta microscópicamente cada vez que lo usas, por lo que el contacto entre la cuchilla y la placa debe ser cada vez más estrecho.

De vez en cuando tendrás que volver a afilar tus cuchillas si se han desafilado demasiado. Una vez al año más o menos para un molinillo con un uso moderado es más que suficiente. O simplemente compra unas de repuesto.

Mantén la moledora limpia

Permitir que la carne se seque y se adhiera a la cuchilla es una manera segura de enfermarse. Asegúrate de quitar y lavar bien todas las partes entre moliendas. No uses el lavavajillas, lo mejor es lavarlas a mano con agua jabonosa caliente y secarlas cuidadosamente con una toalla limpia después de cada uso.

Muele de grueso a fino, progresivamente

Si necesitas una molienda extrafina para ciertos tipos de salchichas, asegúrate de moler la carne dos veces, enfriándola nuevamente entre lotes: una vez a través de un troquel más grande de un cuarto de pulgada, luego una segunda vez a través del troquel más pequeño. Esto te dará una molienda más uniforme y salchichas con mejor textura.

Sala la carne para salchichas antes de molerla y la carne para hamburguesas después de formarlas

Cuando agregas la sal a la carne, tiene un gran impacto en la textura final. Cuando se agrega antes de moler y mezclar, disuelve algunas de las proteínas, lo que lleva a una textura más elástica, ideal para salchichas, pero no para una torta de carne para hamburguesas.

Un último consejo rápido

Una vez que hayas terminado de moler, antes de desarmar la moledora, toma un par de toallas de papel arrugadas y pásalas por el molinillo, como si estuvieras moliendo carne. No saldrán por el otro extremo, pero empujarán cualquier trozo de carne que se haya quedado atrás, y ayudarán a limpiar el interior del tubo de alimentación y el eje. El resultado es un mejor rendimiento y una limpieza más fácil.


Close