Tips de cuidados para las ollas

2K

Hay ollas de aluminio, recubiertas de teflón, de acero inoxidable, etc. Todas son usadas para el mismo propósito: cocinar. Pero además de usarlas ¿sabes cómo cuidar de ellas para que se conserven en buen estado?

Cada una tiene un tipo de mantenimiento diferente, y de eso depende que se mantengan en buen estado y te duren mucho tiempo.

Teflón

Al usarlas por primera vez, hierve en su interior un poco de vinagre. Esto ayudará a que los alimentos no se peguen. Para evitar que se deteriore la cubierta antiadherente, evita ponerlas al fuego sin ningún contenido, el teflón es delicado y se daña con el calor. Es recomendable usar utensilios adecuados, como plástico o silicón para cocinar con ellas. Al lavarlas evita las esponjas que puedan hacerle arañones, puedes usar una toalla de microfibra en lugar de una esponja tradicional.

Cuando el tiempo de cocción sea muy largo, es conveniente ubicar un difusor entre la base de la sartén y la llama del quemador.

Antiadherentes

Deberás tener el mismo cuidado que con las ollas de teflón, aunque no son iguales, estas tienden a perder sus propiedades más rápido que las otras. Lo más importante es que no las expongas a cambios bruscos de temperatura y esperar a que la olla enfríe antes de lavarla. Siguiendo estas dos reglas te durarán por mucho tiempo.

Aluminio

Al lavarlas evita utilizar esponjas que las rayen, ya que no solo les darán una apariencia desgastada, sino que también hará que tus alimentos se contaminen por el residuo del aluminio. Evita dejarlas húmedas por mucho tiempo, ya que tienden a oxidarse.

Acero inoxidable

Aunque son ollas muy resistentes y de poco mantenimiento, evita las altas concentraciones de sal, ya que corroe el acero. Es muy importante también no exponerlas a cambios bruscos de temperatura, no importa que sea la versión de acero 316ti de titanio. Esto produce deformación de su estructura, principalmente de la base.

Las manchas blancas son producidas por los minerales presentes en el agua, no dañan nuestra ollas, pero son molestas. En algunos casos, la acumulación excesiva puede dañar su superficie.

Acero vitrificado

Lávalas con agua tibia o caliente luego de su uso para evitar que queden residuos de comida, si esto sucede los alimentos que cocines después se pegarán a la superficie.

Tips para mantenerlas nítidas

  • Para guardarlas apílalas una encima de otra y usa un separador de ollas para proteger su superficie interior.
  • Cuando se raye el interior de tus ollas, pon media libra de sal gruesa (por olla) y caliéntala sin dejar de moverla hasta que se ponga gris, luego límpiala fuerte con un paño humedecido en aceite. ¡Quedarán como nuevas!
  • Si vas a usar una olla por primera vez, hierve en su interior un poco de vinagre, así evitarás que los alimentos se peguen.
  • Si tus ollas de aluminio tienen manchas negras, límpialas con una solución de aceite y unas gotas de alcohol, quedarán impecables.
  • Para evitar que las ollas de aluminio tomen un color negro, cuando hiervas huevos, agrega cáscaras de limón al agua. Otra opción es hervir en ella agua con cáscaras de tomate, el ácido que estas desprenden ayuda a recuperar el brillo original.

Close