¡Haz tu propio invernadero!

1.7K

Un invernadero sirve como un escudo entre la naturaleza y lo que estás cultivando y, por lo tanto, permite que las temporadas de crecimiento se extiendan y posiblemente mejoren. Proporcionan refugio contra el exceso de frío o calor, así como contra las plagas. Sin duda son una gran idea, pero si necesitas tener más información o una guía de cómo hacer uno, sigue leyendo este artículo.

¿Por qué deberías tener uno?

Vamos a ayudarte a tomar una decisión basándonos en 8 razones que nos parecen bastante convincentes.

1. Crea tu propio microclima

Un invernadero te permite crear tu propio microclima, controlando la temperatura y la humedad a la que expones tus plantas. Ya sea que desees cultivar vegetales durante todo el año, cultivar plantas exóticas o comenzar las plántulas muy temprano en la temporada, su invernadero proporciona el entorno de crecimiento adaptable que necesita. Nuestro clima loco ya no retrasará sus planes de cultivo: con un invernadero, puede mantenerse a la vanguardia, sin importar el clima.

2. Ahorro

Cultivar a partir de semillas cuesta una fracción del precio en comparación con la compra de plantas establecidas. Con un invernadero propio, podrás renovar tu jardín cuando quieras. También podrás probar nuevas variedades dándote la libertad de experimentar a un costo muy bajo y permitiéndote que la propagación de esquejes sea muy sencilla.

3. Frutas y vegetales por más tiempo

No es que necesites un invernadero para cultivar tus propias frutas y verduras, pero ciertamente ayuda, ya que te permite comenzar a producir frutas y verduras antes de la temporada y extender el tiempo de cosecha.

4. Protege tus plantas delicadas

Mantiene las plantas delicadas cálidas y protegidas en los meses más fríos. Y eso sí que es de gran ayuda, ya que evitarás tener que trasladar tus plantas al interior de tu casa o al garage, en donde probablemente ocuparán espacio de más.

5. El lugar ideal para las plantas exóticas

¿Siempre te ha gustado cultivar orquídeas? ¿O qué tal propagar tus propias piñas? Con un invernadero se puede. Hay innumerables plantas exóticas y tropicales que crecerán felizmente bajo condiciones de invernadero.

6. Es bueno para ti

Si eres el tipo de persona que necesita pasar mucho tiempo al aire libre, te encantará tener uno. Te proporcionará un lugar protegido y seco donde podrás plantar y cultivar lo que quieras, sin importar el clima. Pasarás más tiempo bajo la luz del sol durante todo el año. Esa es una gran noticia para tus huesos (vitamina D) y tu estado de ánimo.

7. Crea un espacio agradable

Los invernaderos son tan lindos como funcionales. Hay una gran variedad de estilos, materiales y colores, que podrás elegir lo que más se adapte a tu jardín y gusto. Y una vez que esté lleno de tus propias y hermosas plantas aromáticas, te gustará aún más.

3 claves para armar un invernadero casero

  • Ubicación: para que el invernadero sea útil debe tener una cubierta exterior translúcida de vidrio (o fibra de vidrio) o plástico, que permita controlar la temperatura y la humedad del espacio, con el fin de que los cultivos crezcan. Los cultivos se siembran dos veces al año. Lo que es para invierno se siembra en febrero, y lo que es de verano se siembra en septiembre.
  • Aprovecha la radiación solar: esta es la clave de un invernadero casero. La radiación solar, al atravesar la cubierta, se queda dentro en forma de calor tras rebotar con la superficie; es el llamado efecto invernadero. Por lo tanto, es muy importante la ubicación que le des.
  • ​Recuerda que las plantas serán totalmente dependientes: la razón es porque no reciben lluvia de forma directa, por lo que es necesario prestar especial atención al riego de las plantas que siembres.

haz-tu-propio-invernadero-4

Manos a la obra

Aun cuando se siente un proyecto grande y trabajoso, en realidad es sencillo y práctico, ya que puedes usar materiales reciclados e incluso crear uno para espacios pequeños o balcones. Toma nota.

Paso a paso

Paso 1: limpia el sector donde vayas a instalar tu invernadero, ubicándolo en una zona con un buen drenaje de agua. Es importante definir el sector dependiendo de qué zona de tu jardín recibe mayor luz solar.

Paso 2: una medida estándar es de 3 x 2 metros. Cava pequeñas zanjas de unos 30 cm de profundidad para colocar las maderas o chapas que servirán como pequeños muros para contener el invernadero (ten en cuenta dejar un espacio que servirá de ingreso).

Paso 3: puedes utilizar dos maderas resistentes, de unos 10 x 5 cm y del alto que decidas para el invernadero, y clávalas en forma vertical en los extremos más alejados de la estructura. Estos dos “pilares” sostendrán una tercera madera, igual de resistente, que colocada en forma horizontal, de pilar a pilar, servirá de viga central.

Paso 4: armada la estructura coloca tubos de PVC en forma curva de un lado al otro del invernadero, y pasando por encima de la viga principal. Une los tubos a la estructura con clavos.

Paso 5: cubre toda la estructura con nylon resistente o material similar pero que sea traslúcido. Ayudándote con clavos adhiere este material, procurando cubrir perfectamente toda la estructura.

Paso 6: para el interior, lo ideal es confeccionar pequeños cajones de madera sobre el suelo y, de esta manera, poder distribuir en forma ordenada tus plantaciones.

Invernaderos de pequeñas dimenciones

Con botellas

Este es un invernadero económico con botellas de plástico, ideal para espacios pequeños.

  1. Reúne los materiales. Para hacer un invernadero pequeño necesitas varias botellas de plástico iguales, una tijera y un destornillador para perforar.
  2. Corta la base de una botella. Mide dos dedos de distancia desde la base y córtala. Vas a usar esta base que cortaste como tapa para el invernadero.
  3. Haz agujeros en el fondo de una botella. De esta manera, el agua puede filtrarse.
  4. Rellena la botella con tierra hasta la mitad. Planta dentro de esta lo que quieras.
  5. Tápalo con la base de la botella que cortaste antes y ponlo a un costado del patio o de un balcón.
Con macetas

Si no cuentas con mucho espacio, puedes construir uno de pequeñas dimensiones y materiales que seguramente encontrarás en casa: una maceta, un palito y una bolsa de plástico transparente. Esta opción es perfecta para germinar semillas.

Siembra las semillas, clava el palito en la tierra y pon la bolsa a modo de campana sobre la maceta. Hazle algunos agujeros pequeños. También puedes tapar la maceta con un cristal, botellas pet o cajas de cd.

Opciones con materiales reciclados

Pallets: no solo son geniales para hacer un jardín vertical casero, también puedes desarmarlos y usar las partes para la base, las paredes o el interior del invernadero.

Botellas de plástico: además de usar la botella sola para plantar, puedes usar las de plástico que no se puede reciclar para formar las paredes de un invernadero.

Pecera vieja: son perfectas para poner adentro macetas pequeñas. Tápalo con un plástico resistente.

Frascos de vídrio: ponles tierra y tápalos para hacer un mini invernadero.

Cajas de cartón de huevos: úsalas para plantar las semillas y cierra la tapa hasta que crezcan.

Mantenimiento

La limpieza regular del invernadero es importante por varios motivos. Por un lado, además de que se vea bien y sea agradable, la tierra de las plantas puede crear una capa protectora en la superficie que limitará el flujo de luz que entra naturalmente. Además, la limpieza te permite erradicar insectos o plagas.

  • Levanta las plantas y limpiá la tierra debajo. Si tienes plantas en estantes, levántalas y remueve la suciedad debajo con un paño húmedo. Esto te permitirá, a su vez, ver si hay babosas o cualquier insecto debajo.
  • Para el plástico: agua y detergente. Prepara una solución de agua tibia con unas gotitas de un detergente líquido. Humedece un paño en la solución y frota las superficies de plástico para remover la tierra.
  • Para las telas de araña: un plumero. Revisa las esquinas y lugares escondidos y remuévelas totalmente.

FAQ

¿Qué tipo de plástico se utiliza para un invernadero?

El plástico que utilices debe estar desarrollado específicamente para poder soportar la alta exposición a los rayos UV. Además, debe ser resistente al calor (no te olvides que funcionará como manta térmica sobre la estructura del invernadero). Puedes consultar en una ferretería o vivero.

¿Qué se puede plantar en un invernadero pequeño?

Puedes poner hierbas aromáticas como albahaca, romero, tomillo, menta, etc. Además, podrás plantar hortalizas como acelga, lechuga, espinacas y berenjenas. Respecto a frutas, según la estación, podrías cultivar fresas, frambuesas, duraznos, sandías, etc.


Close