Un paso a paso para retomar la rutina

958
Para que tu regreso a la rutina sea fácil, lo mejor es tener un plan estructurado y hacerlo poco a poco en la medida de lo posible.

Adiós a la playa, a la siesta, a trasnochar, a no tener horarios, a no pensar en lo que nos incomoda. La sensación de abandonar las vacaciones puede ser bastante incómoda, pero una actitud positiva es determinante para retomar la rutina ¡aquí algunos tips infalibles!

1. Aborda tus actividades progresivamente

Prioriza las más importantes y urgentes, y comienza por las más sencillas y placenteras.

2. Duerme

Respeta tus horas de sueño. Después de trasnochar o dormir de más durante las vacaciones, es importante que regularices tus ritmos de sueño para poder tener energía. Evita las siestas, al menos los primeros días.

3. Olvídate por un momento del vinito y el café

Modera el consumo de alcohol y cafeína. El alcohol es un depresor del sistema nervioso y puede agravar los síntomas de apatía, y el café y las bebidas con cafeína, por su parte, agudizan los síntomas de estrés.

4. Muévete

Además de ayudarte a liberar endorfinas -esas pequeñas proteínas responsables de hacernos sentir felices, optimistas y relajados- la actividad física hace posible que nuestra mente se libere del estrés.

5. Diviértete

No porque terminaron las vacaciones dejes de divertirte, del mismo modo que empleas un tiempo al día a tus tareas obligatorias, asegúrate de dedicar un tiempo también para ti mismo y haz las cosas que te gustan.

6. Di no

Aprender a decir no es positivo y sobre todo en el período post-vacacional. No te presiones con el tiempo, frena la impaciencia y las exigencias de cualquier tipo. Poner límites te ayuda a asumir el control.

7. Fíjate en lo positivo

A lo largo del día nos pasan cosas buenas. Unas palabras amables, una conversación agradable, una llamada telefónica de alguien que se preocupa por nosotros. Agradecer esos pequeños detalles nos conecta con nuestra parte más humana y nos ayuda a tomar conciencia de todo lo bueno que nos rodea.

8. ¡Paciencia!

El síndrome postvacacional es pasajero. Una vez que te hayas encarrilado en tu rutina, los síntomas desaparecerán. Es cuestión de actitud y de tiempo.

9. Piensa a corto plazo

No sueñes con las próximas vacaciones largas, en este momento es mejor que pienses en el próximo fin de semana, las metas cortas estimulan, las largas incomodan.

Retomar la rutina puede ser un reto, pero también puedes tomarlo como la oportunidad de un nuevo inicio, así que sin duda, vale la pena ponerle la mejor energía.


Close