Kokedamas

906

Las kokedamas son pequeñas bolas de musgo que sostienen arbustos, árboles, plantas florales, silvestres, etc. Es una antigua técnica japonesa con ciertas similitudes a la de los bonsáis, pero de cuidados más sencillos. Son muy elegantes, y puedes colocarlas en cualquier ambiente o en tu jardín.

En principio puedes hacer kokedamas con cualquier planta, pero las ideales son las plantas de interior que no necesiten luz directa del sol, y de crecimiento lento, ya que sino ocupará todo el sustrato rápidamente y las raíces terminarán saliendo al exterior.

¿Quieres tener la tuya?

Vas a necesitar:
  • Planta a elección
  • Tierra
  • Arcilla
  • Arena
  • Musgo
  • Hilo
Haz una bola de sustrato

Debes usar sustrato especial para bonsái (akadama). Como se trata de conseguir la forma redonda, la humedad y la oxigenación, debes hacer una mezcla equilibrada con el sustrato, la tierra, la arcilla y la arena.. Humedece para hacer la bola.
Esta bola servirá de soporte para las raíces, además aportará algunos nutrientes, aunque habrá que fertilizar frecuentemente.

Plantación

Cuando ya tienes la bola, sin colocar el musgo, hazle un agujero para poner las raíces de la planta. Puedes colocar las plantas como quieras, lo importante es que las raíces queden bien centradas en la bola de sustrato.

El soporte

Con una cuerda, tipo cáñamo, rodea la bola y ve haciendo algunos nudos. Con esto conseguirás un soporte estable. Después puedes utilizarlo para colgar la kokedama.

Coloca el musgo

Por último cubre la bola con musgo, esto ayudará a mantener la humedad. Si el musgo no se adhiere solo utiliza un cordón para sujetar el musgo de forma discreta.

Cuidados

  • No exponer al sol directo.
  • No la aprietes para escurrir el agua.
  • Si el ambiente es seco, rocía las hojas con agua.
  • Sumerge en agua cuando la bola de musgo esté seca.
  • Si tienes un gato, ten cuidado, les encanta morderlas y jugar con ellas.
  • Gira constantemente tu kokedama para que las hojas no se vuelquen hacia la luz solar.
  • Controla la aparición de hongos e insectos que puedan afectarla y combátelos a tiempo.
  • No la satures de agua, sufre más por el exceso que por la falta.
  • Corta las hojas secas.
  • Ponle fertilizantes y abonos orgánicos. Es mejor si los agregas al agua de riego.

Close
Revista Enmicasa.com © Copyright 2022. Todos los derechos reservados
Close
Powered By MemberPress WooCommerce Plus Integration