La hiedra

2.2K

La hiedra, esta planta de bonitas hojas verdes, es perfecta para interior y exterior, ya que resiste muchísimo la falta de luz. En el exterior cubre fachadas y paredes creando muros “vegetales” muy bonitos. Te damos todas las claves para cuidarla de la mejor manera.

No hay muchas variedades de hiedra, solamente dos, la Hedera Helix, (hiedra común) y la Canariensis, son indicadas para cultivar en interior. Lo más común es que sea completamente verde, pero también hay unas “manchadas” con rayas blancas o amarillas, a éstas se las llama variegadas.

Sus flores son pequeñas, de color verde y poco vistosas. Los frutos son pequeñas bayas tóxicas de color verde amarillo o negro, que tienen en su interior semillas.

En exterior es una trepadora que llega a tener tallos leñosos de considerable dureza y perfecta para cubrir muros y vallas, también se puede utilizar como rastrera para tapizar zonas de suelo. Puede llegar a alcanzar los 14 ó 15 metros. Algunas hiedras cultivadas, menos fuertes que las silvestres, pueden necesitar un soporte para favorecer el agarre cuando son jóvenes.

¿Cuál es el mejor lugar para colocarla en interior?

No necesitan mucha luz, no es necesario que esté cerca de una ventana, pero tampoco en un espacio muy oscuro, porque sus hojas perderán color. Es importante que tenga bastante humedad y que no haya corrientes de aire.

¿Cómo se puede conseguir que tenga una forma bonita y diferente?

Mediante la poda se puede obtener una planta más densa, crecerá más lentamente pero será más compacta. También es muy adecuada para hacer un topiario y a ponerla en macetas colgantes.

¿Cómo se hace la poda?

Recorta las puntas 1 ó 2 veces al año, en temporada de calor o si vas a cambiarla de maceta. De esta forma la mantendrás mucho más compacta y densa y con tallos fuertes.

¿Conviene cambiarla de maceta?

Sí, según la planta vaya creciendo y haciéndose más vigorosa es recomendable trasplantarla cada dos o tres años.

¿Cuánto puede durar una hiedra?

Tiene una vida bastante larga. Además, cuando se vuelve demasiado grande puedes trasladarla al exterior.

Los cuidados

Luz

Es una planta que, aunque aguante en lugares con poca luz, crece mejor con mucha luz solar, pero teniendo cuidado con la luz directa, ya que esto le quita el color a las hojas y las blanquea. Las variedades variegadas si se cultivan a la sombra las hojas van perdiendo sus tonos claros y se vuelven más oscuras y con un color verde uniforme.

Las variedades de hojas completamente verdes prefieren luz indirecta.

Temperatura

La ideal está entre los 12º C y los 20º C, y algo superior para las variedades variegadas.

Riego

Le gusta la humedad en el follaje o suficiente rocío por las mañanas, además del riego por lo menos 3 veces a la semana, sin inundarlas.

Abono

Durante los 3-4 meses después de la plantación evita abonarla. En temporada de calor, abónala cada 15 días aproximadamente, con abono líquido.

Poda

Pódala para para estimular su crecimiento y resiembra las que tengas en maceta una vez al año. Para propagarla corta las puntas y ponlas en un recipiente con agua. Luego siembra de 2 a 3 retoños en cada maceta.

Es necesario fumigarla muy bien, ya que anida serpientes.


Close