La lavandería

2K

Si el lavado de ropa encabeza la lista de los menos favoritos, eso puede tener algo que ver con la forma en que está distribuido el espacio que tienes destinado a este. Esta área a menudo puede variar en características y diseño, desde rincones improvisados ​​hasta habitaciones completas, pero si no está organizada correctamente, una lavandería puede resultar abrumadora. Afortunadamente cuando se combinan la decoración adecuada y soluciones prácticas de almacenamiento, hacen que esta área se convierta en una muy agradable. Te compartimos algunos consejos.

Lo primero y más importante, es estudiar el espacio disponible para distribuirlo de forma funcional y escoger la lavadora y la secadora que se adecuen. Una buena organización es la clave para sacar el máximo partido al espacio disponible. Si el espacio es limitado, la solución más práctica es “esconder” todos los elementos tras una puerta corrediza o abatible, tipo armario.

Las piezas clave de cualquier cuarto de lavado son la lavadora y la secadora. Si no dispones de mucho espacio, lo más conveniente es colocarlas en columna. Pero si tienes espacio suficiente, escoge ambas piezas con puertas al frente y colócalas en paralelo, bajo una encimera. Así tendrás una amplia superficie de trabajo para la clasificación y el doblado de la ropa ¡súper práctico!. También podrás instalar un fregadero, que es algo muy práctico para las tareas de lavado.

Si tienes un espacio pequeño, presta mucha atención a los materiales empleados. Escoge colores claros para ganar amplitud. Si quieres darle un toque diferente, inclínate por estampados en el piso o la pared, pero sólo en uno de de estos dos para no saturar. Elige materiales resistentes y duraderos, puesto que se trata de una zona con una intensidad de uso alta.

La lavandería es un área con alta necesidad de almacenaje. Emplea estanterías abiertas y áreas con colgadores para el secado de la ropa y almacenar detergentes y otros productos que necesites tener a mano. Una buena opción es emplear cestas y cajas que además aportan un toque cálido. Lo más importante en esto es que sea un sistema fácil para ti.

Tener la tabla de planchado en el mismo espacio facilita ambas tareas. Puedes optar por guardar la tabla de planchar para que permanezca oculta mientras no está en uso; o tener un elegante laundry cart, con almacenaje en la parte inferior para tener a mano todo lo necesario. Esta última opción es perfecta para espacios más pequeños ya que es una pieza de almacenamiento y al mismo tiempo una superficie de trabajo, y permite la movilidad dentro de la casa.

Tips para que tu lavandería sea el foco de limpieza y orden

1. Organiza los productos de acuerdo a la frecuencia con que los uses. Los que son de uso diario o regular al frente y los que uses menos atrás.

2. Si compras jabón en cantidades grandes, vierte en recipientes con tapadera cantidades menores. No sólo ahorrarás más si no que evitarás desorden.

3. Guarda los utensilios pequeños en cajas pequeñas. Es una buena idea tener una cajita con implementos para costura.

4. Divide la ropa delicada y blanca de la que esté más sucia en cestas separadas.

5. Coloca un pequeño tendedero cerca para los artículos delicados como tejidos.

6. No olvides tener suficientes serchas y una mesa para doblar. Si no tuvieras espacio, piensa en una mesa plegadiza.

7. Coloca en la pared un soporte para escobas, trapeadores, recogedores y cualquier otro cepillo que utilices para la limpieza. Te ayudará a tener más despejada el área.

8. Si debajo de la pila no tuvieras espacio, pon una rejilla en lo alto, para dejar cubetas y otros artículos de aseo que estorben.

9. Pon una barra para colgar en serchas la ropa que sale de la secadora (las camisas de algodón, por ejemplo) o la que vas planchando.


Close
Revista Enmicasa.com © Copyright 2022. Todos los derechos reservados
Close
Powered By MemberPress WooCommerce Plus Integration