La clave es la organización

315

Algunas veces poner orden y limpieza en casa puede convertirse en una tarea complicada comparable a un mounstro de mil cabezas: hacemos una tarea y en el momento, nos damos cuenta que hay diez más que esperan y además, probablemente urgen. La organización es la clave, pero ¿cómo lograrla?

Con un trabajo de gran volumen, uno de los mejores consejos que podemos darte es que te organices haciendo listados o planificaciones que te guíen de manera ordenada. 

Ya sea que te encargues o no directamente de las tareas del hogar, es vital que dediques un tiempo a la planificación de estas. Si tú te encargas, la organización eliminará la sensación de infinito que puede estresarte mucho. Si tienes una o varias empleadas domésticas, les ayudarás a ser más eficientes y autónomas, y para ti será mucho más fácil llevar un control de las tareas que deben realizarse.

Estas son algunas ideas que van a ayudarte a ser más eficiente:

Reparte las tareas

La organización en casa no puede recaer en una sola persona, todos deben aportar su granito de arena. Repartirse el trabajo es el primer paso para ser más efectivos y rápidos a la hora de resolverlo.

En el caso de que haya niños, también es importante que asuman su cuota de responsabilidad y que, en función de sus edades, cuenten con la asignación de alguna tarea. Aunque al principio los resultados pueden no ser espectaculares, valorar su esfuerzo reforzará la adquisición de estos hábitos.

Y si en tu casa solo vives tú, tendrás que tomar decisiones. O distribuyes las tareas a lo largo de la semana, o instauras el día de la limpieza. Recuerda que no estás atado a nada, y que puedes modificar tu “calendario” en función de tus necesidades.

Planifica

La planificación es esencial, porque te ayudará a no perder el tiempo. Elabora una hoja de ruta y determina qué tareas pueden cruzarse. Por ejemplo, mientras la lavadora está funcionando, puedes sacudir, y mientras esperas a que se seque una habitación trapeada, puedes ordenar otra.

Un listado semanal de tareas será de gran utilidad, y más si tienes que repartirlas. Ponlo en un lugar visible.

¿Recompensas?

Sí, pueden ser una gran idea. Las tareas del hogar son obligatorias y recurrentes, pero se pueden asociar a una recompensa. Con los niños suele funcionar. 

Busca algo que les ilusione y compense su esfuerzo, y motiva también a los mayores por el deber cumplido. ¿Qué mejor que una comida especial tras varias horas de limpieza? ¿O un rato para desconectar? ¡Hay un sinfín de alternativas, así que elige tus favoritas!

Convierte esta tarea en una actividad llevadera

Algo importante, es recordar que organizar las tareas de casa no es una tortura, así que cuanto menos te agobies, mejor. Busca la manera de hacerlo un poco más llevadero.

Algunas personas prefieren darle el giro de un juego familiar, “compitiendo” para encontrar un aliciente. Otros disfrutan de la música. Y a ti, ¿qué es lo que mejor te funciona?

¡Visualiza los beneficios!

Sin duda esta es una medida infalible. El solo imaginar una casa una casa recogida y ordenada es motivador. Un estímulo bastante efectivo es saber que detrás de las labores domésticas se encuentra la satisfacción de un hogar de revista, un espacio que te recargará de energía y en el que querrás estar mucho tiempo.

En ocasiones, parece que el buen trabajo y la dedicación afectan a los cinco sentidos. ¡No olvides que tu comodidad está en juego!


Close
Revista Enmicasa.com © Copyright 2022. Todos los derechos reservados
Close
Powered By MemberPress WooCommerce Plus Integration