La iguana como mascota

1.4K

La iguana es una especie protegida y un saurio de hábitos diurnos, de la familia de los iguánidos. La más común es la iguana verde. Es una mascota costosa y difícil de mantener. Como todo animal salvaje, su alimentación se encuentra en la zona donde habita, lo que dificulta su dieta en casa.

Este animal exótico, puede medir de 7.5 centímetros hasta 2 metros, de los cuales 1.3 metros corresponden a la cola. Aprende a vivir en cautiverio y requiere de cuidados especiales. La iguana es longeva: puede vivir hasta 20 años, y por su crecimiento constante, debes de pensar en adaptarla al espacio donde vivirá.

Cómo seleccionarla

A la hora de elegirla, evita que el animal provenga directamente de su hábitat natural porque podría sufrir un gran estrés de adaptación a nuevos entornos y dejar de comer. Lo ideal es elegir una que se muestre extrovertida y vivaz. Una iguana sana almacena grasa en la parte posterior de sus patas y en la base de su cola. Si estas zonas aparecieran flácidas, puede ser síntoma de mala salud.

Características

Son reptiles limpios y tranquilos, independientes y ariscos. Tienen una excelente visión. La oreja, conocida como tímpano, localizada cerca de los ojos, no procesa en realidad el sonido: lo transmite a una oreja interna protegida del agua y de objetos foráneos. Esta es una parte delgada y delicada, crucial para su audición.

Son animales herbívoros que alcanzan la madurez sexual a los 16 meses de edad, aunque son considerados adultos a los 36 meses, cuando miden 70 centímetros de largo. Se reproducen por medio de huevos, los cuales colocan bajo tierra durante el mes de febrero.

Cómo mantenerlas

Es aconsejable adecuar un terrario lo más posible a su hábitat natural; éste puede ser natural o artificial. La temperatura ideal es de 25 a 30 grados. Debe tener un espacio proporcional a su tamaño para que pueda ejercitarse y moverse con facilidad.

Enfermedades, quemaduras y parásitos

No son animales propensos a contraer enfermedades. Sin embargo, debes observar si está decaída, si deja de comer o si se comporta de manera inusual. Hay que tener en cuenta su ritmo de respiración y si tiene mucosidades. Si observas que sus heces no son normales y que sus extremidades están inflamadas u oscuras, llévala de inmediato al veterinario.

Puede sufrir quemaduras por aproximarse a la fuente de calor; si éstas son leves, no es necesario llevarla al especialista. Los parásitos pueden ser internos o externos, debidos a una mala alimentación.

¿Qué come una iguana?

La salud de una iguana depende de su correcta alimentación. Su dieta debe ser muy variada y rica en vitaminas y proteínas. Es imprescindible que la comida sea cortada en pequeños trozos y esté templada, para facilitarle la digestión.

Son animales herbívoros, y no comen cualquier vegetal. Dentro de su alimentación incluye remolacha, nabo, perejil, hojas de mostaza, hojas de hibisco, hojas de ficus, rabanitos, calabaza, tomate, pepino y papas. Evita darle lechuga, zanahorias, brócoli, espinaca, apio, coliflor, uva, plátanos o cebolla. Puedes incluir frutas como papaya, mango, manzana, sandía y kiwi. Manténle siempre comida a mano, ya que comen a cualquier hora.

Procura limpiarle constantemente el recipiente de agua, ya que defeca en ella, y así evitarás el crecimiento de bacterias. Hay que preocuparse cuando no come correctamente, ya que puede ser por problemas intestinales, parásitos o estrés, además de un posible embarazo, dependiendo de las circunstancias. En cualquier caso, consulta con tu veterinario.


Close
Revista Enmicasa.com © Copyright 2022. Todos los derechos reservados
Close
Powered By MemberPress WooCommerce Plus Integration