Cómo escoger el color para cada ambiente

100

Los colores están presentes en todos los aspectos de nuestra vida: en la vestimenta, la comida, la naturaleza, los artículos que compramos, la decoración de los ambientes, etc.; por eso la psicología se ha mostrado interesada en estudiar qué efecto generan en nosotros y en nuestro estado de ánimo.

La recepción neurofisiológica de los colores a través de la visión es un proceso complejo, provoca diferentes sensaciones en las personas y su energía nos afectan de diferentes formas. Cada uno de los colores tiene su significado:

  • Blanco: simboliza pureza, paz, inocencia y optimismo. Se asocia con la divinidad, la estabilidad, la armonía y la calma.
  • Amarillo: irradia siempre, es el color que se relaciona con la luz del sol y representa la inteligencia.
  • Naranja: es el color del fuego y las llamas, simboliza la energía, el regocijo, el placer y también se le relaciona con el sol.
  • Rojo: es el más excitante. Representa poder, energía y vitalidad.
  • Violeta: simboliza calma, serenidad, dignidad y autocontrol, ausentando la presencia de tensión.
  • Rosa: es sinónimo de ingenuidad, ternura, bondad, ausencia de todo mal.
  • Azul: es un color que transmite serenidad, sinceridad, armonía, fidelidad y confianza.
  • Verde: es la esperanza, la naturaleza, la armonía perfecta entre el cielo (azul) y el sol (amarillo). También expresa deseo, equilibrio y descanso.
  • Negro: lo opuesto a la luz, lo que está escondido, la muerte, la noche.
  • Gris: iguala a todas las cosas, expresa aburrimiento, desconsuelo, vejez e indeterminación. 

decoracion5 897 550 500 80 c

Pero, ¿cómo puedo saber cuál es el ideal para decorar mi casa?

La ventaja es que podemos decorar cada ambiente con su color y estilo propio, dependiendo de cuál es el efecto que queremos en cada uno de ellos.

El blanco está aconsejado en lugares donde se requiera serenidad y paz mental; el amarillo sirve para aclarar las mentes confusas y estimula el cerebro; el naranja aumenta la inmunidad y la potencia, siendo una excelente opción para una habitación o una sala, también para la cocina porque tiene un efecto de tibieza; el rojo es sinónimo de pasión; el azul disipa los temores y tranquiliza la mente, ideal para un recibidor; y el verde equilibra las emociones, estimula la compasión y revitaliza el espíritu. A diferencia de la mala imagen que tienen el negro y el gris, éste último se puede usar en oficinas porque simboliza el éxito e inspira a la creatividad.

Pero cuidado con los excesos en los colores, porque tienen efectos negativos en la mente. Si la casa está demasiado pintada de blanco, provocará desorientación y cansancio; mucho amarillo produce agotamiento por demasiada actividad mental; el violeta pensamientos negativos, el azul genera depresión y pesadumbre; el rojo agitación, tensión y el naranja ansiedad.

decoracion4 896 550 500 80 c

Así que la manera perfecta de decorar cada ambiente, está en pintar (sin recargar) las paredes con colores que nos generen alegría o tranquilidad y hacer una buena mezcla con los muebles y accesorios de decoración que escojamos. 

Close
Revista Enmicasa.com © Copyright 2020. Todos los derechos reservados
Close