Agrega música a la vida de tus hijos

503

La música estimula la memoria, el análisis, la síntesis y el razonamiento, y por lo tanto, el aprendizaje.

Si bien son divertidas, las actividades extracurriculares también son importantes para ayudar a desarrollar los talentos e intereses de un niño. Una actividad particularmente enriquecedora es aprender a tocar un instrumento musical. Durante mucho tiempo ha existido una correlación entre la formación musical y el éxito académico, pero también existen otros beneficios.

Entonar canciones a los bebés y escuchar música con ellos, además de producir cambios a nivel fisiológico, desarrolla un fuerte vínculo afectivo, que estimula su inteligencia emocional. Así mismo, a nivel psicológico, despierta, estimula y desarrolla emociones y sentimientos. Además, varios estudios reflejan que la música favorece la capacidad de atención y concentración, potenciando su rendimiento en el colegio. Como ves, el impacto que tiene la música en la infancia es altamente positivo.

Ten presente que nunca es demasiado pronto ni demasiado tarde para acercar a los niños a la música. Y lo mejor es que puedes comenzar desde casa, lo fundamental es adquirir el hábito. Si estos pasos forman parte de tu día a día, es cuando realmente les reportará un beneficio. Se puede comenzar desde el embarazo, ya que el oído del bebé empieza a desarrollarse aproximadamente en la semana 25 y esto ayudará a reforzar el vínculo de apego.

Los instrumentos musicales más valiosos y con los que debes empezar son la voz y el cuerpo. Son los más baratos y pueden dar la mayor satisfacción de experimentación. Para usar la voz, una de las mejores opciones es cantarles todos los días, sobre todo en las rutinas diarias, como la hora de dormir, de lavarse las manos o para ayudarlos a recoger juguetes.

De la manera que se adapte a tu familia, agregar música a la vida de tus hijos es fundamental y les hará ganar varios beneficios. Estos son algunos:

Influye en el desarrollo del cerebro

Si bien la hipótesis de que la escucha activa, especialmente de la música de Mozart, mejora el rendimiento cognitivo no pudo probarse claramente, los expertos sí han probado que la comprensión del lenguaje musical puede beneficiar el desarrollo mental general de un niño.

La música puede conducir a un buen estado de ánimo y a aumentar el rendimiento a corto plazo, pero también se ha probado que en función de la intensidad y la frecuencia, se producen cambios en varias áreas del cerebro, ya que el entrenamiento musical desarrolla físicamente el lado izquierdo del cerebro que se sabe que está involucrado en el procesamiento del lenguaje y el razonamiento.

Fomenta el aprendizaje

Según un estudio (Frankfurt Hans Günther Bastian, 2001) aprender a tocar un instrumento o tomar lecciones de música puede influir y estimular las habilidades cognitivas, creativas, estéticas, musicales, sociales y psicomotoras de los niños, así como las motivacionales. Intelectualmente, la música favorece la capacidad de atención y concentración, incrementando así su rendimiento en el trabajo; estimula la memoria, el análisis, la síntesis y el razonamiento, y por lo tanto, el aprendizaje.

Las cifras muestran que los chicos que estudian música tienen más éxito académico, sobre todo en la escuela secundaria.

Es relajante

Tocar un instrumento o estar en una clase de música exige una atención total. Debido a esto, la música es una gran herramienta para aliviar el estrés que ayuda a calmar la mente y a mejorar la concentración.

La música calmada y tranquila puede ayudar a mejorar el estado de ánimo de los niños si se encuentran malhumorados, y es que, la música tiene un impacto sobre las emociones y puede influir haciendo que estemos más felices, más tristes o más relajados.

Mejora la motricidad fina

Los niños que tienen contacto con instrumentos musicales pueden mejorar sus habilidades motrices. Tocar la batería de juguete o un xilófono de colores puede ayudar a tu hijo a perfeccionar sus habilidades de motricidad fina.

Un vocabulario más rico

Aunque al principio es posible que los niños no comprendan las palabras de una canción, desarrollará esa comprensión de forma muy sencilla y divertida, que es una de las mejores formas de aprendizaje. A través de las canciones infantiles aprenderá nuevas palabras y nuevos conceptos.

La matemática y la música están relacionadas

Aunque se ven muy diferentes, la matemática y la música son bastante similares. Cuando los niños aprenden el ritmo, están aprendiendo razones, fracciones y proporciones, es por eso que es una excelente manera de aprender matemática de una manera artística.

¿Cómo puedes introducirla en cada etapa?

Bebés

La edad más fértil para desarrollar el gusto musical es del nacimiento a los 5 años. Haz espacio en tu día para la música. Al nacer, tu voz es lo que más le gustará escuchar: Cántale. Repite las canciones, como las de cuna. Muévete con la música. Toquen juntos instrumentos adecuados para su edad.

Toddlers

Mientras tus hijos crecen, sigue cantando y bailando e introduce la música en su rutina diaria. Es una herramienta educativa altamente efectiva. Es más fácil aprender el alfabeto, ya que es con una melodía. Utiliza las melodías que le sean familiares para hacer tareas con diversión: ¨Es la hora de comer.¨ ¨A guardar los juguetes.¨

En el colegio

Entre los 7 y 8 años es cuando debemos buscar programas de aprendizaje musical que sean adecuados para su edad, interés y talento. La tecnología es una de las vías para ayudar a los niños, principalmente a esta edad y ya mayores. Hay programas interactivos que enseñan combinación de instrumentos, ritmos y melodías.

Busca en internet el que mejor se adapte a sus necesidades. Es muy importante reforzar la práctica con horas establecidas para que toque el instrumento regularmente. Lo ayudará a avanzar, además le enseñará que todo requiere de disciplina y constancia.


Close
Revista Enmicasa.com © Copyright 2022. Todos los derechos reservados
Close
Powered By MemberPress WooCommerce Plus Integration