Regalos de corazón

462

Los regalos de corazón van más allá de lo que vemos, pueden tener miles de versiones, tamaños y formas, pero el amor es el pegamento que los une.

¿Todos los fines de año piensas “el año entrante planificaré con anticipación estas fechas, quiero hacerlo distinto”? Y cuando te das cuenta ¡se acabó noviembre y todas tus ideas se quedaron en la cabeza, se pasa el mes volando y ya es Navidad. ¿Cómo puedes lograrlo?

Empieza haciéndote estas preguntas:
  • ¿Qué significa para mí esta época? Cada familia tiene sus prioridades, valores, y forma de llevar este tiempo tan especial. Si quiero hacer ese cambio, necesito un papel, pluma y detener mi agenda para planificar, ya sea sola o en familia.
  • ¿Qué quiero en esta Navidad?
  • ¿Qué es lo que sí me ha gustado de los años anteriores?, ¿Qué necesito modificar? (por ejemplo: ¿corro todo el tiempo?, ¿le dedico el espacio a lo que es importante?, ¿los regalos son más importantes que los momentos compartidos?, ¿están recibiendo muchos regalos materiales mis hijos?, ¿estoy dándoles el ejemplo de una Navidad en armonía, paz y humildad? …. podemos anotar muchas preguntas que nos harán recapacitar y dedicarles un tiempo para meditarlas)
  • ¿Por qué celebramos la Navidad?
  • ¿Qué valores estoy enseñando, cómo son mis actitudes en esta época? ¿Necesito hacer un alto en mi día a día, cambiar mi actitud?
  • ¿Cuándo debo iniciar?

La organización no solo son espacios que funcionen correctamente, es una vida con propósito, es tiempo bien distribuido.

Para que este tema sea de valor real, te damos algunos tips que te pueden ayudar a llevar a cabo los cambios que deseas realizar; para eso, necesitas anotar y calendarizar. El hecho de escribir lo que deseamos hacer nos ayudará a dejar que sea una ilusión y un deseo y se vuelva un “plan”. Se trata de agendar prioridades. De esta manera desglosaremos nuestro “programa” en pequeñas partes, lo que logrará que el tiempo transcurrido sea beneficioso para nosotros y podamos disfrutar este año de una forma distinta.

Te proponemos este listado, el cual cada familia puede modificar basado en sus creencias, valores y forma de vida, tómenlo como una referencia para iniciar:

Una tarde en familia

Dediquen tiempo para evaluar lo que cada uno quiere en esta época. Es un buen momento para enseñar a nuestros hijos el verdadero valor de la Navidad, así como para reflexionar qué estamos haciendo bien espiritualmente y qué necesitamos mejorar.

Es época de compartir

Cada integrante de la familia puede anotar un listado de las personas que durante el año han sido valiosas en su vida y con las cuales quiera compartir tiempo y algún obsequio.

Realiza un listado en familia

Al lado del nombre de cada uno en tu lista, piensa qué sería lindo regalarle. (Puede ser un obsequio material, pero también de tiempo compartido, dar un poco de “nosotros”). Por ejemplo, si regalaremos a una familia un juego de mesa, junto con el obsequio podemos dar una tarjeta en la cual invitemos (con fecha) a jugarlo en nuestra casa y así compartir.

Utiliza el calendario

Anota fechas en las que visitarán a los seres queridos. Por ejemplo, invitarlos a refaccionar, desayunar, cocinarles, ir a algún lugar a compartir, etc. Reserva ese día como una cita muy importante. Procura que estas fechas sean en octubre, noviembre y principios de diciembre.

Es una época linda y muy valiosa. Intenta hacer pequeños cambios que te ayuden a darle la importancia que se merece. Recuerda que es el nacimiento de Jesús, su nacimiento en nuestros corazones. Las compras y el consumismo no deben hacer que se olvide el “plan” para vivir con valores esta navidad.

También puedes anotar en el calendario ¿qué compartirán con las personas que no tienen familia?, ¿a quién invitarán a cenar el 24 a su casa?, ¿qué compartirán con los más necesitados?

Si organizas tu tiempo de una manera diferente este año, podrás compartir de corazón con quienes valoran. 

Haz con tiempo el calendario de adviento para la familia, anota cada día un regalo para Jesús, de esta manera crearán un pesebre de amor para que el 25 de diciembre, el Niño Jesús pueda nacer en cada uno de sus corazones.

¡Que esta época sea el inicio de un cambio positivo en nuestras vidas!


Close
Revista Enmicasa.com © Copyright 2022. Todos los derechos reservados
Close
Powered By MemberPress WooCommerce Plus Integration