La parrillada perfecta

946

Las reuniones familiares y de amigos tienen muchas veces como protagonistas las brasas de la parrillada. Hoy te vamos a dar 5 trucos imprescindibles para que tus parrilladas sean las mejores.

Recuerda tener en cuenta que la organización y planificación, hará que todo salga mejor.

1. Cuántos invitados tendrás

Lo primero es saber el número de personas que van a asistir. Calcula una media de unas 14oz de carne por persona, entre chorizos, alitas de pollo y las carnes principales que se vayan a asar, distribuyendo en partes iguales dicha cantidad.

2. Las brasas perfectas

Lo aconsejable: brasas ya maduras, blanquecinas o grisáceas, la parrilla no muy cerca de las brasas y tiempo para asar lentamente las carnes hasta que estén en su punto. Si no lo hacemos así, la carne se quemará demasiado por fuera y estará cruda en el centro.

3. La fuente de calor adecuada

No es lo mismo una parrillada hecha con leña, que una de carbón. Su poder calorífico y su duración son diferentes. El carbón es lo más seguro, ya que las brasas duran mucho y mantienen una potencia constante. Por el contrario las de leña, aunque son más ricas, pueden quemar la carne muy fácilmente.

4. Preparación de la carne

Para obtener un resultado perfecto con la carne te recomendamos lo siguiente:

  • Ten la carne a temperatura ambiente al menos una hora antes de asarla.
  • Si quieres aromatizar la carne, puedes meter alguna hierba aromática como romero o tomillo en los laterales de la barbacoa para que estas hierbas den un toque de sabor.
  • Prepara adobos y marinados en los que dejar las carnes unas horas la noche anterior. Al asarla, la carne tendrá un sabor especial.
  • No eches sal a la carne antes de ponerla en la barbacoa. Es preferible sazonar las carnes una vez estén cocinadas, ajustando cada uno la sal a su gusto. Puedes poner otros condimentos y especias, como pimienta negra, ajo en polvo y hierbas aromáticas.

5. Asado de la carne y orden

Asar carne requiere tiempo. Coloca las piezas en la parrilla y deja que se asen tranquilamente. En las zonas con menos calor, más alejadas de las brasas puedes ir poniendo las próximas piezas que vayas a asar. No le des vueltas a la carne continuamente, solamente cuando ya esté en su punto.

En cuanto al orden, comienza con los chorizos y ese tipo de cosas, luego prepara las piezas de pollo como alitas o muslos. Después, las piezas más grandes que necesitarán más tiempo, para que se vayan asando mientras tus invitados disfrutan las entradas.


Close
Revista Enmicasa.com © Copyright 2024. Todos los derechos reservados
Close