Todo sobre los antipasto

2K

En la gastronomía italiana, el antipasto es una serie de platos que se toman antes del plato principal, comúnmente se conocen como aperitivos o entradas cuyo objetivo es abrir el apetito.

En general pertenecen a los platos de antipasto todo tipo de aperitivos y entradas frías, aunque hay algunos antipasto calientes. Son platos muy sencillos que van desde raciones de embutidos cortados en lascas muy finas, hasta ensaladas y preparaciones de verdura en frío, algunos encurtidos, quesos, aceitunas e incluso pequeños platos más elaborados.

Para crear el antipasto perfecto basta un poco de creatividad, un toque de estilo y sobre todo amor al gran sabor, además de poner los ingredientes adecuados para que sea casual y reconfortante.

El paso a paso

1. Comienza eligiendo dónde lo vas a servir

No limites tu creatividad y utiliza cualquier recipiente que se adapte a tu gusto, tema o tipo de decoración. Los platos blancos siempre son una gran opción, pero una tabla para picar de madera decorada con hierbas frescas será genial.

2. Quesos

Escoge por lo menos 3 variedades de quesos. Lo ideal es que sean quesos diferentes y complementarios entre sí, contrasta en textura o en sabor, y procura que haya un fresco de poca maduración, como el de cabra. Uno fuerte y duro, como el Parmesano, y uno azul, como el Gorgonzola. Quedará perfecto. Haz cortes diferentes para cada uno.

Otra buena combinación es un Parmesano Reggiano, Pecorino o el Asiago, y algunos quesos suaves como Burrata, Mozzarella o similares que combinen bien con los embutidos y las verduras.

Una de las opciones más seguras para un plato de antipasto es poner Mozzarella fresca ligeramente rociada con aceite de oliva, copos de pimienta roja y hierbas frescas; y además un bloque de parmesano.

3. Carnes y pescados

Los embutidos se suelen servir en lascas finas, estos son denominados affetati. Los más famosos son el jamón de Parma o prosciutto, la mortadela de Bolonia entre los fiambres, y el salami.

En realidad es permitido poner lo que a ti te guste, la única regla es que los sabores que escojas contrasten para que no sirvas “mucho de lo mismo”. Al igual que los quesos te recomendamos contrastar sabor y texturas.

También se sirven como antipasto platos de conservas de pescado, como el de atún o de pez espada. Es ideal acompañarlos de verduras a la parrilla, como pimientos rojos o berenjenas, resultando un plato similar a la esqueixada, el esgarraet o la sanfaina, tradicionales de la cocina mediterránea española.

4. Vegetales para dar color

Los que no pueden faltar son los pimientos, las berenjenas, los zucchini y los tomates cherry. Hornéalos rociándolos de aceite de oliva a 400°C durante aproximadamente 10 minutos. Esto intensificará su color y su sabor.

Otra maravillosa opción son las verduras a la parrilla y los encurtidos, siendo los más usuales los pepinillos, la bottarga, los pimientos asados o las berenjenas, las aceitunas, las cebollitas o incluso la fruta.

5. Otros ingredientes

Algunos alimentos añadirán más encanto a tu plato de antipasto: espárragos asados, ejotes en escabeche, tomates secados al sol y cebollas caramelizadas.

5. Para acompañar

Es costumbre poner panes variados, como la focaccia o los grisini, así como tostadas o bruschette. También pon una botella de buen aceite de oliva extra virgen para que pueda añadirse sobre las verduras o los diferentes productos.

6. Maridaje

Los vinos ideales para acompañarlos son: blancos frescos como el Sauvignon Blanc, Pinot Grigio, Chardonnay fresco, Chablis, Bordeaux Blanch. Los rosados y el tinto, y fresco como un Gamay/Beaujolais, un Pinot Noir, un Bordeaux liviano, o un Sangiovese.


Close
Revista Enmicasa.com © Copyright 2022. Todos los derechos reservados
Close
Powered By MemberPress WooCommerce Plus Integration