La navidad nació en una familia

919
La Navidad es una temporada especial para todos, pero para nuestros hijos son días mágicos. Y no es para menos, el nacimiento de Jesús es un misterio que les produce curiosidad, emoción y también ternura. Son días de convivencia y alegría.

Hay muchas actividades en las que nuestros hijos pueden ayudarnos durante los días previos y otras que podemos organizar para que el día de Navidad estén entretenidos compartiendo en familia, y muy pendientes del gran acontecimiento que sucederá a la medianoche.

En los días previos

Involúcralos en la decoración

Es cierto, lleva más tiempo y es probable que los resultados no sean tan perfectos como si contrataras a la decoradora profesional; pero la experiencia de compartir esto con tus hijos no tiene precio.

Un árbol con detalles especiales, un nacimiento que tenga un pequeño lago hecho por ellos, o una corona de Adviento no tradicional; serán detalles que encantarán a cualquiera y harán que compartamos grandes momentos con los pequeños.

Dar y darse

Es cierto que cualquier época es buena para ayudar a los demás. Pero si has decidido que esta Navidad compartirás con alguien un detalle especial, puedes pedirle a tus hijos que se encarguen de coordinar varios aspectos. Por ejemplo, que sean ellos quienes armen la canasta navideña que regalarán o que preparen un pequeño acto para representar ante la familia o personas que ayudarán.

Hornea galletas

¡Son típicas de la temporada! ¿Por qué no probar nuevas recetas para compartir tiempo de calidad con tus hijos? Además pueden ser un excelente regalo para tus amigos y familiares.

El Día de Navidad

Karaoke de villancicos

No hay niño que no disfrute cantar “Pero mira cómo beben los peces en el río…” No dudes en organizar un concurso para que canten y el ganador puede llevarse además de un reconocimiento, un premio. Para esta actividad puedes invitar a tus vecinos o a los amigos de tus hijos.

Permíteles que  preparen algo para la cena

Una buena idea es que preparen un postre o un detalle especial para poner en la mesa, quizá dibujos o servilleteros. Lo importante es que los niños sientan lo bonito que es hacer algo por otras personas.

Oro, incienso y mirra

¿Qué le regalaremos Jesús? Puedes animar a tus hijos para que el día de Navidad le ofrezcan un regalo. Idealmente puede ser algo no material, como el propósito de mejorar en cierto aspecto durante el año. ¿Por qué no los animas a que luego del abrazo navideño y de hacer una breve oración, presenten su obsequio? Puedes materializarlo, haciendo un empaque sencillo para que cada uno escriba su propósito y luego leerlos en familia.


Close