6 consejos para prevenir la obesidad en niños

641

Uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI, así define la Organización Mundial de la Salud (OMS) la obesidad infantil, a la que califica de «epidemia».

En 2020, 158 millones de niños y adolescentes sufrían obesidad en el mundo. Sin embargo, se espera que en 2030 esta cifra aumente hasta los 254 millones, según el Atlas mundial sobre obesidad infantil, publicado por la Federación Mundial de Obesidad.

El informe destaca que los niños en los países en desarrollo de África, Asia y América Latina están particularmente en riesgo como resultado de los estilos de vida cambiantes, la creciente popularidad de la comida rápida y el aumento de los índices de consumo de almidón, azúcar, aceite y grasa.

De la mano de estos datos, hay algo que nunca debes olvidar: un niño llenito no necesariamente es un niño sano. Como las causas de la obesidad infantil están relacionadas con los hábitos de vida, lo primero que tenemos que intentar es cambiar estos. En algunos casos no funcionarán porque va asociada a patologías o factores genéticos, pero en la mayoría de ocasiones será fundamental. Estos son 5 consejos muy sencillos que los especialistas recomiendan y resaltan.

Alimentación equilibrada vrs. gustos

Los niños pueden manipularnos muy fácil. Y aunque nosotros hayamos dispuesto un menú integral, puede ser que ellos no solo no quieran comer lo que les hemos preparado sino que además nos piden que les sirvamos alimentos totalmente diferentes y a veces no tan sanos.

Así que evita caer en este juego y sé muy firme. Planificar las comidas semanalmente es un buen método de lograrlo, ya que no te verás tentado a preparar lo más fácil.

Evita la epidemia de «alimentación selectiva»

Sí, puede convertirse en una verdadera epidemia. Hay niños que solo quieren comer huevos, papas o pollo frito. No importa si tú les ofreces verduras, recados o ensaladas; ellos siempre te pedirán sus alimentos preferidos. No puedes ceder en esto pues al alimentarse con un solo grupo alimenticio, tu hijo renuncia a todos los nutrientes que le permiten una alimentación saludable.

Al igual que el punto anterior, tener un menú establecido será clave.

Limita el tiempo frente a las pantallas

Nuestros hijos no deberían tener como única opción de entretenimiento las pantallas. Intenta que los más pequeños, en la medida de lo posible, jueguen todos los días en algún espacio abierto y que los adolescentes se relacionen con sus amigos y no se encierren en su habitación.

Limita el tiempo que dedica diariamente a los juegos en línea. Inventa actividades divertidas en familia como paseos o excursiones para que los niños se muevan y no se vuelvan sedentarios.

Tengan un estilo de vida activo

Para evitar la obesidad, es importante fomentar la actividad física diaria. Los chicos pueden practicar algún deporte en el colegio o en clases extracurriculares. También puedes crear rutinas en familia caminando todos los días, realizar excursiones o hacer running cada uno a su ritmo.

Un desayuno equilibrado

Un desayuno equilibrado es fundamental para evitar la obesidad infantil. El 6,2% de la población infantil y juvenil no desayuna habitualmente y solo el 7,5 % de los niños toman un desayuno equilibrado, compuesto por leche, fruta o jugo e hidratos de carbono. Intenta que tus hijos desayunen todos los días de forma equilibrada.

Evita el consumo de azúcar

Los padres deben limitar el consumo de azúcar, bollería y las bebidas azucaradas o refrescos. La bebida que aconsejan los especialistas para los niños es el agua. El consumo habitual de jugos está totalmente desaconsejado.


Close
Revista Enmicasa.com © Copyright 2022. Todos los derechos reservados
Close
Powered By MemberPress WooCommerce Plus Integration