Limpieza de la refrigeradora

430

La refrigeradora o nevera, es uno de los electrodomésticos más importantes de la casa, ya que, allí se conserva la mayoría de alimentos que diariamente consumimos, es por eso, que las condiciones de limpieza e higiene deben ser extremas para evitar la descomposición anticipada de ellos y la proliferación de olores.

Con esta pequeña guía, podrás en pocos pasos, hacer una adecuada limpieza de tu refri en tiempo récord.

1. Desconéctala y vacíala

Saca todo lo que hay dentro: comida, frascos, cajas, bolsas, botellas… todo; así podrás ver la cantidad real de impureza que debes remover.

2. Saca las gavetas y bandejas removibles

Lávalas en el fregadero con una esponja suave para no rayar el vidrio, utiliza jabón de platos; si alguna fue chorreada con algo que le dejó un impregnante olor, puedes utilizar limón, bicarbonato o vinagre, seguro te ayudará. Déjalas secar preferiblemente al aire, si al ponerlas de nuevo en la refri están mojadas, sécalas con un paño suave y seco.

3. Limpia el interior

Para ello, utiliza una esponja suave con un poquito de jabón para platos, reforzada con limón, vinagre o bicarbonato. Siempre será mejor utilizar productos naturales para esto, ya que los productos químicos pueden quedar allí a pesar de enjuagar, y al final, invadirá tus alimentos generando consecuencias como la descomposición de éstos y algunos problemas de salud para ti.

4. Arma de nuevo la refri

Siempre es recomendable que limpies cada cosa antes de meterla a la refri, esto asegurará que se mantendrá más tiempo limpia y los olores no se propagarán con facilidad. Devuelve las bandejas y gavetas, y acomoda los alimentos según el orden sugerido para que se conserven mucho mejor:

  • La zona más fría de la refri es la parte baja, por lo que es allí donde se deben guardar alimentos delicados como el pescado y la carne, que necesitan más frío.
  • En los cajones pon las frutas y verduras, cuya temperatura de conservación no debe bajar de 0 grados. Si las compraste en un paquete, sácalas de la bolsa porque se humedecerán y arruinarán antes.
  • En la parte media, que suele tener una temperatura de 4 o 5 grados, van los alimentos que requieren menos frío, como los lácteos.
  • La parte de arriba y la puerta son las menos frías y en las que menos varía las temperaturas. Ahí debes poner los huevos o los alimentos envasados.

La puerta además es la más expuesta a los cambios de temperatura. Ahí puedes poner las bebidas, la mantequilla, las salsas o también los alimentos envasados.

Recomendaciones para que sea una tarea sencilla

  • Revisa semanalmente la refrigeradora y tira todo lo que no sirva o se haya llegado a la fecha de caducidad, si lo haces con frecuencia, hará que la tarea de hacer la limpieza general, no sea tan complicada.
  • La limpieza general se debe hacer por lo menos cada dos meses, si dejas pasar más tiempo, esta labor se tornará muy complicada por la acumulación de residuos en ella.
  • Para que los olores no se pasen de un alimento a otro, consérvalos en recipientes muy bien tapados, con ello, en caso de que algo se descomponga, no invadirá el resto de los alimentos.
  • Si la parte exterior de tu refri la limpias con frecuencia, solo debes utilizar un trapo húmedo con unas gotitas de limón, de lo contrario, utiliza una esponja suave con jabón para platos y refriega para quitar la grasa y el polvo acumulados, después pasa el trapo húmedo.

Close
Revista Enmicasa.com © Copyright 2022. Todos los derechos reservados
Close
Powered By MemberPress WooCommerce Plus Integration